Viernes 16.11.2018

Revelan cuál es el manuscrito más antiguo de América

el Códice Maya de México “es auténtico” y es el “manuscrito prehispánico legible más antiguo del continente americano”, declaró Diego Prieto, director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), reveló ayer la institución.

Un fragmento del Códice, estudiado en la Biblioteca Nacional de Antropología, en México | efe
Un fragmento del Códice, estudiado en la Biblioteca Nacional de Antropología, en México | efe

el Códice Maya de México “es auténtico” y es el “manuscrito prehispánico legible más antiguo del continente americano”, declaró Diego Prieto, director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), reveló ayer la institución.
“De acuerdo con estudios se definió que el códice es prehispánico y tiene una antigüedad calculada por radiocarbono entre los años 1021 y 1154 de nuestra era (periodo Posclásico Temprano), a la vez que debió tener una vida útil de aproximadamente 104 años”, refirió el INAH en un comunicado. Todo ello lo convierte en el códice prehispánico más antiguo conocido, añadió.
Prieto habló de este asunto en una rueda de prensa previa al inicio del simposio “El Códice Maya de México, antes Grolier”, en la que detalló que la investigación sobre el mismo estuvo encabezada por Baltazar Brito y Sofía Martínez del Campo, de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia (BNAH) y la Coordinación Nacional de Museos y Exposiciones del INAH, respectivamente. El proyecto convocó a expertos de todo el país para examinar el texto. La autenticidad del manuscrito se ponía en duda por dos cuestiones principales: que se obtuvo a partir de un saqueo, por lo que no existen registros arqueológicos de su contexto original; y que su estilo difiere de otros códices mayas conocidos y probados auténticos.
Martínez del Campo expuso que se hizo un registro fotográfico detallado, además de que se practicaron exámenes de datación, materiales, entomología, iconografía, microscopía electrónica, caracterización químico-mineralógica, morfometría, cronología, estilo y simbolismo, entre otros.
En virtud de los resultados, el documento debe cumplir tres mandatos: que se trata de un documento original; que debe ser nombrado Códice Maya de México; y que debe reconocerse como bien arqueológico y permanecer en resguardo de la BNAH, cuya Colección de Códices cuenta con el nombramiento de Memoria del Mundo, otorgado por la Unesco. l

Comentarios