lunes 30/11/20

La excesiva velocidad se perfila como la causa más plausible del accidente

El reconocimiento por parte del maquinista Francisco José Garzón Amo de que circulaba a 190 kilómetros por hora en un tramo en el que debía ir a un máximo de 80 kilómetros por hora

                          una grúa retira un vagón de las vías 			             efe
una grúa retira un vagón de las vías efe

El reconocimiento por parte del maquinista Francisco José Garzón Amo de que circulaba a 190 kilómetros por hora en un tramo en el que debía ir a un máximo de 80 kilómetros por hora, pone al exceso de velocidad como la causa más plausible del trágico accidente que ha conmocionado a Galicia entera.

Y es que tras el siniestro mortal, el conductor mantuvo comunicaciones por radio en el que aseguró que iba a mucha mayor velocidad de la que indicaba la conocida como curva de A Grandeira en la que se produjo el fatal accidente.

Fuentes de la investigación explicaron ayer a Efe que, tras el accidente, el conductor del tren admitió también que iba a esta velocidad de unos 190 kilómetros por hora en una conversación que mantuvo con el delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez.

La Policía y técnicos de infraestructuras viarias investigan las causas del accidente, en el que fallecieron al menos 80 personas y otras 130 resultaron heridas.

En una de las conversaciones telefónicas mantenidas tras la tragedia, uno de los maquinistas del tren dijo: “Descarrilé, qué le voy a hacer, qué voy a hacer”.

Según ha podido saber este periódico, en las conversaciones posteriores al accidente este mismo maquinista habría repetido en varias ocasiones a los investigadores del caso: “He matado a personas”.

Hipótesis

Por las palabras de este conductor, quedó descartado un atentado, una hipótesis que ya había rechazado el propio Ministerio del Interior, pese a que en un principio algunas voces desde Galicia apuntasen a ella.

Por su parte, el presidente del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, José Antonio Santamera, afirmó que “casi” descartaba el “fallo humano” como causa.

Testigos presenciales precisaron que el convoy se partió en dos, y la máquina y los cuatro primeros vagones descarrilaron, otro intermedio voló sobre un terraplén hasta caer muy cerca de unas viviendas del barrio santiagués de Angrois, y el resto volcó.

El vagón que se elevó más de seis metros impactó finalmente en un palco de la música, que destrozó en ese barrio. Precisamente el lugar de Angrois mostraba en la mañana de ayer las secuelas de la tragedia. Mantas, maletas y otros objetos personales que salieron despedidos tras la colisión permanecían en las inmediaciones de un barrio cuyos vecinos fueron los primeros en auxiliar a las víctimas.

Una heroica acción que les ha valido el reconocimiento de toda Galicia y del mundo entero.

Comentarios