sábado 31/10/20

Los agentes que fueron a Chandebrito vivieron una situación de “pánico brutal”

Intentaron escapar pero encontraron “un infierno”, por lo que dieron la vuelta y hubo un embotellamiento

Agentes de Policía Nacional que actuaron en la parroquia de Chandebrito, en Nigrán, durante los incendios del domingo, describen una situación de “pánico brutal”, con “coches envueltos en llamas” y sin ninguna vía de evacuación practicable; y aunque velaron por la seguridad propia y de vecinos, apuntan que “lo que más duele es haber perdido vidas”.

El subinspector Gabriel, responsable de las ocho dotaciones que acudieron a Chandebrito –compuestas por efectivos libres de servicio–, y el agente Marcos, que participó en el dispositivo, explicaron los duros momentos que vivieron tanto los policías como los vecinos de esta parroquia, a la que acudieron tras conocer que la situación empezaba “a ser grave”.

Preveer lo peor

El subinspector, que recordó que, aunque Nigrán es limítrofe con Vigo, no está en su demarcación y no conocen la zona, apuntó que cuando llegaron al lugar vieron que estaba “completamente rodeado de masa forestal” y empezaron a desalojar las viviendas más próximas a las llamas.

En relación con los desalojos, agradeció la colaboración de gente joven, vecinos de Chandebrito pero también de otras zonas, y puso en relieve que se trató de una tarea complicada debido al alto índice de personas mayores y con movilidad reducida que viven allí, así como por la dificultad para “dejar atrás toda su vida” para ser desalojados.

Cuando llevaban casi dos horas desalojando, indicó, la situación “empeoró” y vieron que las llamas rodeaban el poblado. Así, comprobaron posibles vías de escape, empezando por la carretera por la que habían accedido, por el Monte Alba, pero descubrieron que llamas de “más de veinte metros de altura” impedían su salida por allí: “Habíamos esperado demasiado” para evacuar.

Acto seguido, el subinspector vio a un todoterreno con agentes forestales, que le indicaron que el acceso de Fragoselo estaba “impracticable”, por lo que “la única vía por explorar era la carretera de Camos”. Fue así como una avanzadilla con estos bomberos y tres dotaciones policiales se metieron por esa carretera, mientras los demás aguardaban.

Comentarios