sábado 31/10/20

La Audiencia aplaza el juicio por fraude fiscal contra “Lito” para evaluar sus problemas de salud

La defensa alega que sufre una enfermedad neurológica y el ministerio público dice que es estrategia
Ángel Martínez “Lito” durante su entrada a la Audiencia en una vista anterior
Ángel Martínez “Lito” durante su entrada a la Audiencia en una vista anterior

La Audiencia de Pontevedra ha aplazado hasta el próximo 15 de julio el juicio contra el empresario Ángel Martínez Pérez “Lito”, conocido popularmente como el “rey de las orquestas” en Galicia para evaluar su estado de salud.

La defensa del empresario ha alegado ante el tribunal que éste padece una enfermedad neurológica degenerativa que, en los últimos meses, ha empeorado e impediría, según consta en los informes médicos, que pueda seguir este proceso judicial.

Su abogado, Carlos Seoane, ha explicado que su cliente es una “persona dependiente” que necesita ayuda para sus labores “cotidianas” y que sus condiciones neurológicas han evolucionado “de manera negativa” y presenta un “severo déficit” cognitivo y emocional.

A este respecto, ha desvelado Seoane, se ha iniciado un proceso judicial paralelo para declarar la incapacidad del empresario.

Su estado de salud, ha añadido el letrado, impide por lo tanto que se pueda celebrar un “juicio justo” y que se respete el derecho de defensa.

El fiscal Augusto Santaló ha insistido en que se trata de un “mecanismo de defensa” por parte del empresario y que éste “no presenta” problemas de percepción y que “a efectos de entender lo que estamos haciendo aquí y contestar, creo que está en condiciones”.

En declaraciones a los medios, Santaló ha añadido que “se trata de saber de qué te acusan y responder”, por lo que la “disminución de las capacidades” que pueda provocar su estado de salud puede limitar al acusado “en otras actividades” pero no para afrontar este proceso.

De aprobarse la declaración de la incapacidad del empresario, según ha reconocido el fiscal, afectaría a todos los procesos judiciales que están abiertos contra él porque “si no puede ser juzgado” en este caso esta misma resolución “se va a trasladar a todos los procesos”.

A pesar de todo, el presidente de la sección segunda de la Audiencia de Pontevedra, Juan José Barreiro, decidió pedir nuevas pruebas forenses.

El resultado de estos exámenes, que se realizarán el 8 de julio, determinará si el empresario “entiende el sentido del proceso” que se sigue contra él por varios delitos de fraude fiscal, según ha explicado el magistrado.

Una condena anulada
“Lito” ya había sido condenado a doce años de cárcel por defraudar a la Hacienda Pública, al no haber tributado lo debido. La sentencia consideró probado “sin ninguna duda” que la contabilidad de Representaciones Lito SL, durante esos años representante de las principales orquestas gallegas como Panorama, París de Noia y Filadelfia, “no reflejaba la imagen fiel y exacta” de la empresa. Cerca del 90% de su volumen de negocio, según acredita la sentencia, “no se facturaba ni se contabilizaba en los libros oficiales”, por lo que tampoco era declarado a Hacienda, dando lugar a importantes beneficios para la sociedad. Así, la empresa solo declaró, según consta en la documentación oficial, unos cuatro millones de los más de 50 millones que realmente habría facturado en ese período.

La Audiencia de Pontevedra, además de la pena de cárcel, impuso una multa de 17.945.000 euros al empresario, otra sanción de 19.190.000 euros a Representaciones Lito SL y les obligó a indemnizar a la Agencia Tributaria con 9.590.811 euros.

El Tribunal Supremo, sin embargo, ordenó repetir el juicio al entender que los derechos de la empresa Representaciones Lito SL, de la cual el acusado solo tenía el 51% del accionariado, “no fueron respetados en la forma correcta” y se produjo “indefensión”. 

El representante legal designado durante la instrucción del caso para declarar en nombre de la sociedad fue citado en el juicio únicamente como testigo y constó en el acta que el propio Ángel Martínez Pérez comparecía en nombre de la empresa, cuando no era así. 

Los magistrados del Tribunal Supremo, que recurrieron a la jurisprudencia sobre esta materia, concluyeron que los intereses del administrador de la empresa pueden ser diferentes a los de la propia compañía, los socios minoritarios o los trabajadores, por lo que decretó la nulidad del juicio y ordenó que fuera repetido con un tribunal diferente al anterior.

Comentarios