jueves 29/10/20

Feijóo “abre” su mayoría al acuerdo para “mejorar la vida de los gallegos”

El líder del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, convirtió el discurso que antecede a su tercera investidura como presidente de la Xunta en una llamada al consenso al resto de fuerzas que componen el arco parlamentario del Pazo do Hórreo.

A la izquierda, Feijóo se dirige a los diputados de la Cámara gallega en su discurso de investidura; a la derecha, plano de parte de la bancada de la oposición	p. de galicia
A la izquierda, Feijóo se dirige a los diputados de la Cámara gallega en su discurso de investidura; a la derecha, plano de parte de la bancada de la oposición p. de galicia

El líder del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, convirtió el discurso que antecede a su tercera investidura como presidente de la Xunta en una llamada al consenso al resto de fuerzas que componen el arco parlamentario del Pazo do Hórreo –En Marea, PSdeG y BNG– y apuntó a cuatro cuestiones concretas: la financiación autonómica, el impulso del rural, el reto demográfico y el compromiso con que el AVE llegue a Galicia en 2018.


Envuelto en la bandera de “militante de Galicia”, que le acompaña desde la campaña del 25-S, prometió “una mayoría abierta al acuerdo” pese a que la aritmética –tiene 41 diputados– no lo exija. Lo hará, aseguró con leve emoción en la voz, porque aspira a responder a la confianza de los gallegos pudiendo “mirarles a los ojos” cada día de su mandato y cuando se vaya tras dar “todo” de sí para “cumplir con el mayor honor” de su vida: “Galicia, Galicia, Galicia”.


Pese a la llamada al diálogo y las proclamas “por Galicia, para Galicia y en Galicia” con las que inició y finalizó su discurso, Feijóo no olvidó reivindicar la “excepcionalidad” de su mayoría absoluta en un escenario político estatal huérfano de ellas y ha exigido “respeto”: no para él, para su Gobierno o el Grupo Popular en la Cámara, sino para la “mayoría de gallegos” a los que representa.


En la misma línea, aprovechó para afear a sus rivales “todas las decepciones acumuladas desde 2009” y fue especialmente duro con los “excesos” del que fuera portavoz parlamentario de Alternativa Galega de Esquerda (AGE) en el pasado mandato, el histórico Xosé Manuel Beiras, al que no mencionó expresamente.


De hecho, el primer gran aplauso de las bancadas populares en su más de hora y media de intervención lo arrancó de los suyos al proclamar que “quien desprecia a un representante del pueblo” en la Cámara autonómica “se desprecia a sí mismo” pero, sobre todo, “está despreciando al pueblo”. Por ello, apeló a pasar la página, bajo la premisa de que Galicia “es de todos”. “Olvidemos la dialéctica del aplauso fácil y del golpe en la mesa para que el único gesto que sirva sea el que mejore la vida de nuestros conciudadanos”, reclamó para la X Legislatura.


En el foco del consenso situó, en primer término, el medio rural. Y es que Feijóo ve necesario “un pacto estable” y “unidad de esfuerzos” para que, igual que la anterior legislatura fue “la del naval o de la automoción”, esta sea “la legislatura del sector primario”. En relación con el impulso del rural situó la necesidad de afrontar el reto demográfico desde la “unidad” de las fuerzas políticas, toda vez que se trata de “un desafío que no entiende de colores políticos” y “toca a todos por igual”.


El respaldo del resto de grupos lo buscará también Feijóo para defender en el Estado “una posición de Galicia” en el debate de la financiación autonómica, que pidió mantener al margen de polémicas identitarias. También apeló a contar con el apoyo de todos los grupos para defender que Galicia “no puede pagar con el AVE pendiente desde hace décadas”.


El líder del PPdeG también se comprometió a que Galicia continúe siendo durante la próxima legislatura la “comunidad autónoma con mayor compromiso social” y puso como ejemplo de esta intención medidas como la Risga, el tícket eléctrico, el programa para evitar los cortes de luz o las acciones en vigor contra los desahucios.


En su intervención, el candidato popular también reconoció que “fundar un hogar no es tarea fácil” para lo que avanzó que su próximo ejecutivo “les dará a las madres y a los padres apoyo incondicional”. Y es que Feijóo insistió en que la “familia tiene que ocupar un lugar central” de la política gallega. “Debemos ser recordados por nuestras medidas, por haberles sido útiles a las familias de este país”, expresó.


Además, apostó por unos servicios públicos que “estén al servicio del bienestar” de los ciudadanos y no se olvidó del aspecto medioambiental en su intervención, en la que hizo votos por construir “una Galicia que se quiera más a sí misma”.

Comentarios