Feijóo pedirá hoy en Bruselas que Galicia esté en el Corredor Atlántico

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, viajará hoy a Bruselas, donde pedirá al presidente del Parlamento la necesidad de incluir a Galicia en el Corredor Atlántico

Feijóo pedirá hoy en Bruselas que Galicia esté en el Corredor Atlántico
Feijóo firma durante la presentación de la nueva carretera de conexión del polígono de San Cibrao | brais lorenzo (efe)
Feijóo firma durante la presentación de la nueva carretera de conexión del polígono de San Cibrao | brais lorenzo (efe)

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, viajará hoy a Bruselas, donde pedirá al presidente del Parlamento la necesidad de incluir a Galicia en el Corredor Atlántico de Transportes, porque la comunidad “necesita que sus puertos y la ciudad de Ourense estén conectados con un ferrocarril de mercancías en términos competitivos”.
Lo anunció en su intervención ayer en el acto de presentación de la nueva carretera de conexión del polígono de San Cibrao das Viñas con la autovía A-52 y en el que también anunció que la Xunta licitará este mes las obras relativas a la estación de autobuses de la intermodal de Ourense.

En su intervención, reconoció que esa actuación potenciaría la economía gallega y conectará el puerto de A Coruña con Vigo, Ourense, Monforte, Ponferrada, Astorga, Venta de Baños, sur de Francia y, desde ahí, Europa.
En relación a la nueva carretera de conexión del polígono de San Cibrao das Viñas y la autovía A-52, Feijóo subrayó que la obra ya está adjudicada por 21,8 millones de euros, “unos cinco millones de euros por kilómetro”.


“Se trata de una obra compleja desde el punto de vista de la planificación, porque hay que ejecutar un vial sin afectar viviendas, naves y riqueza previamente consolidada, y porque no es fácil comunicar una autovía y una carretera nacional de forma conjunta”, explicó.
El propio presidente informó de que las obras del “pulmón empresarial de la provincia de Ourense y uno de los polígonos más importantes de Galicia”, comenzarán en junio y, además de permitir una mayor seguridad, “reducirán el tiempo de conexión actual entre un 50 y un 60%”.
El tiempo de ejecución de la infraestructura son 24 meses y, según informó Feijóo, el vial entre Taboadela y San Cibrao, tramo de 4,5 kilómetros, tendrá dos grandes glorietas para conectarlo con la autovía de las Rías Baixas, la autovía de Celanova y con la nacional 525, además de varios pasos inferiores y superiores y un tercer carril.

Feijóo se refirió también al éxito que supone esta obra en relación a otros cinco nuevos proyectos que harán crecer a Ourense. “Colocamos una nueva piedra para el futuro de Ourense: a finales del año que viene, llegará la alta velocidad y marcará un antes y un después al reducir el tiempo de conexión de Ourense con las grandes urbes del país”, dijo.