sábado 18.01.2020

Cuatro incendios en Ourense dejan ya más de 260 hectáreas quemadas

 

La provincia de Ourense se ha visto afectada por cuatro incendios que dejaban ayer al cierre de esta edición más de 250 hectáreas quemadas en los municipios de Muíños, A Gudiña, Verín y Nogueira de Ramuín.

 

Un helicóptero realiza labores de extinción del incendio forestal registrado en Nogueira de Ramuín | Brais Lorenzo (efe)
Un helicóptero realiza labores de extinción del incendio forestal registrado en Nogueira de Ramuín | Brais Lorenzo (efe)

La provincia de Ourense se ha visto afectada por cuatro incendios que dejaban ayer al cierre de esta edición más de 250 hectáreas quemadas en los municipios de Muíños, A Gudiña, Verín y Nogueira de Ramuín.
Los fuegos de A Gudiña, Nogueira de Ramuín y Verín quedaron extinguidos ayer tras quemar 246,79 hectáreas, informó la Consellería de Medio Rural.
Permanecía controlado, además, desde las 16.55 horas, el incendio  de Muíños, en la parroquia de Requiás, que afectaba al parque natural de O Xurés. Las llamas afectaban a 18,89 hectáreas de monte raso desde las 22.05 horas del jueves y trabajaban en su extinción 14 agentes, 32 brigadas, diez motobombas, una pala, 6 helicópteros y 3 aviones.
A las 20.46 horas quedó extinguido el incendio de la parroquia de Santo Estevo de Ribas de Sil, que había comenzado a las 21.10 horas del jueves en tres puntos diferentes. Arrasó 173,13 hectáreas, de las que 32,26 son de monte arbolado y 140,87, de raso, después de los esfuerzos de dos técnicos, ocho agentes, 34 brigadas, dieciséis motobombas, una pala, cinco helicópteros y un avión. A las 20.45 horas, se extinguieron las llamas de A Gudiña, que arrancaron en dos focos en la parroquia de Barxa a las 20.28 horas del viernes. Quemó 36,56 hectáreas, cinco de monte raso y el resto, de arbolado, a pesar de la actividad de diez agentes, diecisiete brigadas, 11 motobombas, dos palas y un helicóptero.
A las 20.30 horas acabó el incendio forestal que había empezado a las 17.11 horas del viernes en la parroquia de Ábedes, en Verín. Fueron 37,1 las hectáreas afectadas, de las que 17,1 son de monte arbolado, y trabajaron en su extinción un técnico, ocho agentes, diecisiete brigadas, nueve motobombas, una pala, seis helicópteros y  tres aviones. Así, los incendios forestales extinguidos quemaron 246,79 hectáreas mientras permanecían otras 18,89 todavía en llamas, para un total de 265,68. 

Intencionados
El viernes, los alcaldes de Nogueira de Ramuín y de Muíños aseguraron que estaban convencidos de que los fuegos de esos municipios fueron intencionados. 
En cuanto al incendio registrado en la parroquia de Santo Estevo de Ribas de Sil, el alcalde, José César Parente, explicó que tenía “claro” que el origen de las llamas fue intencionado, porque “le prendieron en tres focos” e hicieron “como un círculo”.
“No vimos quién lo hizo, pero para mí y para la gente que estábamos allí, está claro que fue intencionado porque los tres focos estaban a 300-400 metros en línea recta” y acabaron juntándose en un solo fuego, afirmó el regidor, quien indicó que este es el primer fuego forestal de magnitud de este año en su municipio.
Por su parte, el alcalde de Muíños, Plácido Álvarez Dobaño, recordó que la zona del parque natural de O Xurés ubicada en este municipio ya sufrió incendios en 2017 y en 2018. “Parece que alguien tiene ganas de finalizar el trabajo”, ironizó. l

Comentarios