lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Un nuevo sistema de balizas favorecerá la conducción con niebla en la A-8 en O Fiouco

El delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, muestra el sistema antiniebla en la A8 en O Fiouco/EFE/ Eliseo Trigo

Un nuevo sistema de balizas instalado en un tramo de la autovía del Cantábrico A-8 entre Mondoñedo y Abadín, en el alto de O Fiouco, permitirá mejorar la conducción con niebla y reducir en un 78 % el tiempo que permanece cerrado ese trazado, según cálculos de la Dirección general de Tráfico.


El citado departamento del Gobierno central indica que ese sistema ya empezó a funcionar la semana pasada y el delegado del Gobierno en Galicia, José Manuel Miñones, lo presentó este martes, el proyecto que costó 0,87 millones de euros de inversión.


Según datos de Tráfico, desde septiembre de 2014 hasta noviembre de 2021 ese tramo de la autovía permaneció cerrado 3.281 horas.


Hasta ahora, cuando la distancia de visibilidad por niebla era inferior a 40 metros y no se podía garantizar la seguridad de los usuarios de la autovía, los responsables de la gestión del tráfico establecían el nivel "negro", desviando el tráfico entre los kilómetros 536 y 552 por la carretera N-634 a su paso por Mondoñedo.


A partir de ahora, el nuevo sistema integrado por 372 balizas situadas a 50 metros de distancia una de otra permite reducir esa distancia de seguridad de 40 a 30 metros, de modo que "aumenta en un 78 % la operatividad" del tramo y reduce a "uno de cada cuatro" los días de cierre del tramo de la autovía a causa de la niebla, según Miñones.


Este sistema de balizamiento es una continuación del desvío automatizado instalado en 2016 y que permite a los responsables de la gestión del tráfico desviar la circulación hacia a la N-634 cuando las condiciones de visibilidad en la autovía a causa de la niebla comprometen la seguridad vial.


El subdirector de Movilidad y Tecnología de la Dirección de Tráfico, Jorge Ordás, precisó que el nuevo sistema de balizas permite una "mejora sustancial en la explotación de la autovía y la mejora significativa en la seguridad vial del tramo en cuestión".


Para llevar a cabo este proyecto, se han instalado en el tramo balizas más potentes, con mayor luminosidad y con la posibilidad de señalizar o avisar al conductor de un vehículo si circula por delante de él otro usuario.


Además, los conductores pueden seguir el desplazamiento de los usuarios que van delante y, para ello, se ha cantonalizado la totalidad del tramo conflictivo en ambos sentidos, en secciones de 50 metros, con balizas detectoras en ambos márgenes de cada sección.


Las balizas detectoras constan de un cuerpo con dos ventanas, la de la parte inferior con leds ámbar y la superior con leds de color rojo, sobre un poste e 1,50 metros sobre la calzada.


Cuando la niebla se espesa y afecta a las condiciones de visibilidad, se encenderán las ventanas inferiores de color ámbar para indicar al conductor la traza de la autovía en condiciones de seguridad.


La ventana de color rojo se encenderá cuando las balizas, a través de diferentes tecnologías, detecten el tránsito de otro vehículo.


Una vez detectado el coche, se enciende la parte superior de las balizas de color rojo de modo que a medida que se desplace el primer vehículo, quedarán encendidas las balizas a su paso y permitirán a los conductores que vengan por detrás ver su trazada a una distancia aproximada de 100 metros y circular con seguridad.


Además de las balizas, también se ha colocado un panel vertical informativo en el que se advierte al conductor de que va a transitar por un tramo en el que se puede encontrar con niebla, así como de la necesidad de guardar una distancia mínima entre vehículos de dos de las balizas instaladas.


El delegado ha insistido en la voluntad del Gobierno de disponer de una autovía "segura y abierta totalmente al tráfico, combinando las innovaciones en seguridad vial con la implementación de las soluciones experimentales de apoyo a la conducción y de miniminación de las nieblas" con "soluciones marcadas por un denominador común, la innovación", ha insistido.


Ademáas, ha apuntado que desde 2015 el Gobierno ha invertido 10 millones de euros en diferentes mejoras de la seguridad viaria en este tramo, con 4,4 millones de euros en diferentes sistemas de ayuda a la conducción y seguridad vial, como el sistema automático de desvío, sensores meteorológicos, balizas led o pantallas de visualización.


A esa inversión hay que sumar los 5,6 millones del Ministerio de Transportes, para el desarrollo de medidas de ayuda a la conducción y dispersión de la niebla a través del proceso de compra pública precomercial.


Miñones ha indicado que ya se encuentra en fase de evaluación los prototipos probados el año pasado sobre el terreno y cuyas pruebas finalizaron el pasado diciembre y ha concluido que todas esas medidas permitirán "no solo reducir los cierres, sino que, cuando haya niebla, los conductores y conductoras podrán disponer de más referencias para tener una travesía más segura".

Un nuevo sistema de balizas favorecerá la conducción con niebla en la A-8 en O Fiouco

Te puede interesar