Sábado 15.12.2018

Las primarias de En Marea siguen sin fecha con los dos bandos cada vez más separados

Villares censura que los críticos con su dirección quieran votar “a toda costa” y sin garantías.

 

El alcalde y líder de Compostela Aberta, Martiño Noriega | lavandeira jr. (efe)
El alcalde y líder de Compostela Aberta, Martiño Noriega | lavandeira jr. (efe)

Las elecciones internas para elegir a la nueva dirección de En Marea, que tendrían que haberse celebrado con normalidad entre el pasado sábado día 1 de diciembre a las 9.00 de la mañana y ayer a la misma hora, siguen sin fecha y sigue además el fuego cruzado de acusaciones.

Sin embargo, aunque las dos corrientes enfrentadas en el proceso –la lista “Coidando a Casa” encabezada por el actual portavoz, Luís Villares; y “Entre todas”, liderada por el exdiputado en las Cortes David Bruzos y arropada por Podemos, Anova, Esquerda Unida y las mareas municipales de A Coruña, Santiago y Ferrol– piden celeridad para reactivar el proceso, lo cierto es que no parece inminente.

Desde la dirección, señalaron a Efe fuentes conocedoras, no permitirán que se reactive la votación hasta que se tenga conocimiento exactamente de lo sucedido durante la supuesta “intrusión” en el censo de la confluencia.


Para ello, dicen haber encargado dos auditorías de las que previsiblemente se conocerá esta misma semana el resultado, aunque desde el sector crítico aseguran no tener constancia de la solicitud de informe alguno al respecto. Así las cosas, la desconfianza entre ambos bandos es palpable y ninguno de ellos parece dar su brazo a torcer.


De hecho, las formaciones Podemos e Izquierda Unida urgieron la reactivación del proceso al sostener que el órgano que paralizó las votaciones, una vez iniciadas, no tiene competencia alguna para hacerlo.

Petición a la que respondió ayer el portavoz de En Marea, Luís Villares, que defendió en declaraciones a la prensa que “merece la pena” posponer el proceso de renovación interna de la dirección del partido hasta que existan garantías de que este va a transcurrir de forma legal y conforme establece el reglamento. “La pregunta que quiero lanzarle directamente al conjunto de la gente que ahora quiere votar de cualquier manera es: ¿Qué es mejor? ¿Esperar una semana o dos y votar con garantías o votar y después tener que anular la votación?”, manifestó en el Parlamento gallego. En este sentido, Villares incluso lanzó un dardo a la formación morada, Podemos, al hacer referencia a las primarias anuladas por el partido de Pablo Iglesias en Leganés tras detectarse presuntas irregularidades en el censo, y le dijo a la formación morada que no quiera para En Marea “lo que no quieren para ellos”.

Vergüenza
Por tanto, remarcó Villares, actual líder de la confluencia gallega, dentro de En Marea –después de una supuesta intrusión en el censo– “todo el mundo va a votar y va a votar con plenas garantías” para no tener que “pasar la vergüenza de después tener que anular unas elecciones”.

Así, Villares censuró la actitud del sector crítico por querer “votar” en las primarias “a toda costa” sin que existan “garantías” al existir dudas sobre el funcionamiento del censo.

Tras el convulso fin de semana vivido por En Marea con la suspensión de las primarias y los reproches y acusaciones cruzadas entre los sectores de En Marea; ayer, día en el que se debía conocer el resultado de unas primarias paralizadas y para las que no hay fecha, Luís Villares emplazó a que las votaciones se lleven a cabo “cuanto antes” una vez sea resueltos los problemas registrados en el censo y que fueron denunciados por la dirección ante la Agencia Española de Protección de Datos.

“Hubo una constatación de una brecha en el sistema de seguridad y lo normal es restaurar esa brecha para hacer el proceso con garantías”, incidió el portavoz orgánico y cabeza de la lista “Coidando a casa”, que representa la opción continuista en las primarias frente a “Entre Todas”, candidatura del sector crítico.


Villares afirma que está “seguro” de que “cualquier sector que haya en En Marea respalda que las votaciones se hagan con garantías”. “No se me ocurre que haya alguna candidatura o sensibilidad que quiera votar sin que exista confianza en el sistema de votación”, apuntó.

Ante este panorama de discrepancias, y conscientes de que este escenario no es positivo para nadie, no dudan en insistir desde ambos bandos en que pese a las discrepancias continuas no existe riesgo de ruptura.

Comentarios