viernes 03.07.2020

Rueda cree que Feijóo afronta con optimismo la defensa de su gestión en las próximas autonómicas

Afirma que presentarse es “una cuestión personal” y “todos respetarán” la decisión del líder del PPdeG

Alfonso Rueda llega a la sala de prensa de San Caetano | AEC
Alfonso Rueda llega a la sala de prensa de San Caetano | AEC

El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, aseguró que ve “optimista” al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, al respecto de su gestión, pero no quiso desvelar si optará a la reelección porque “al final es una decisión personal” que –apostilló– “todos entenderán”.

En una entrevista concedida ayer a la Radio Galega, el también presidente del PP de Pontevedrainsistió en que los comicios tocan después del verano. “Ese es ahora el planteamiento que tenemos”, recalcó en la línea de lo que han afirmado ya otros dirigentes del PPdeG.

Elogio de la estabilidad

Con las autonómicas en un horizonte cada vez más próximo, Rueda recordó que los que decidirán serán “los gallegos”. Por ello, apeló a que “la primera cosa” que hay que observar es “cómo se comportan esas fuerzas que apoyan ese Gobierno en Madrid” y cómo este “se comporta con Galicia”, al tiempo que reivindicó la “estabilidad” que vive la comunidad tras tres mayorías absolutas del PP consecutivas.

En otro orden de cosas, el número dos de la Xunta criticó que la hasta ahora ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, vaya a ocupar una de las vicepresidencias cuando ya “demostró” que Galicia “le importa bien poco”.

La industria en peligro

En este sentido, Rueda explicó que “puso en cuestión y en peligro” la industria gallega, tras el ya anunciado cierre de las centrales térmicas de As Pontes y Meirama, con una transición energética que “se está planteando como un procedimiento político de ser los primeros de la clase sin tener en cuenta las consecuencias”. “Nadie niega la necesidad de una transición energética abandonando paulatinamente fuentes de energía como el carbón”, apostilló Rueda.

Además de esto, situó la deuda de 370 millones de euros –en un principio eran 700– que todavía reclama la Xunta al Estado como otra de las “prioridades” que debe marcar un nuevo Gobierno de PSOE y Unidas Podemos. Y es que, incidió, son fondos que “están reteniendo y no tienen intención de devolver”.

Tras calificar de “vergonzoso” que el acuerdo entre el PSOE y el BNG para la investidura no mencione estas partidas, Rueda reiteró que “por supuesto” la Xunta valora acudir a la justicia para reclamar esta cantidad.

Sin embargo, y a pesar de afirmar que los tribunales les “van a dar la razón”, es una vía que todavía no emprendieron por “los tiempos de la justicia”: “El dinero lo necesitamos ya”. Seguidamente, advirtió de que esta situación provocó que la Comunidad “incurriese en déficit por primera vez en diez años”.

En otro orden de cosas, el número dos del Ejecutivo autonómico afeó que ni el PSOE ni el BNG explican “quién va a pagar” la rebaja del peaje de la AP-9 reflejada en el acuerdo de investidura.

Preguntado sobre si cree que en esta legislatura se materializará esa transferencia de titularidad a Galicia, Rueda replicó que “igual ya tenía que estar traspasada”. “Ahora, decir que el traspaso supone que, por arte de birlibirloque, se deje de pagar peajes, eso es un poco engañar a la gente”, afeó.

Sobre la llegada del AVE a la comunidad, se mostró poco esperanzado y cree que se entregará el 2021 “sin que esté funcionando”. En este sentido, Rueda recordó que el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, “dijo que se reafirmaba y mantenía” en los plazos del Gobierno de Rajoy. “Pero acabó el 2019. Empieza el 2020 y ni siquiera nos dicen cuándo va a estar en pruebas”, añadió.

Comentarios