lunes 16.09.2019

Santalices aboga por una España de concordia que acomode todas las sensibilidades

El presidente del Parlamento gallego, Miguel Santalices, que ejerció como delegado regio en la tradicional ofrenda al Apóstol Santiago, demandó ayer una España que sea “capaz de encontrar un camino de concordia en la que toda sensibilidades tengan acomodo dentro del respeto a la ley”.

El arzobispo de Santiago saluda a Feijóo y al presidente del Constitucional en presencia de Santalices  | lavandeira jr. (efe)
El arzobispo de Santiago saluda a Feijóo y al presidente del Constitucional en presencia de Santalices | lavandeira jr. (efe)

El presidente del Parlamento gallego, Miguel Santalices, que ejerció como delegado regio en la tradicional ofrenda al Apóstol Santiago, demandó ayer una España que sea “capaz de encontrar un camino de concordia en la que toda sensibilidades tengan acomodo dentro del respeto a la ley”.
“Que la diversidad ideológica, cultural, lingüística, económica, histórica o de género sean siempre factores de enriquecimiento y jamás de ruptura o enfrentamiento entre iguales y en la que todos gocemos de los mismos derechos y tengamos acceso a prestaciones y servicios públicos similares independientemente de la edad o la ciudad residencia”, continuó el dirigente.
En su intervención, además, reconoció que la sociedad, en general, y los poderes públicos en particular, cometen “errores que afectan a la credibilidad de las instituciones, como los casos de corrupción” por lo que es “imprescindible” pedir “disculpas” y reforzar los mecanismos de prevención para evitar que se repitan.
El presidente del Parlamento gallego aludió a la creciente presión migratoria, que debería ser un “aldabonazo” para las conciencias ya que se trata de personas que huyen de sus países con la esperanza de un futuro mejor para sus familias. Así, aseguró que Europa “echa de menos” una política migratoria consensuada que la blinde contra “bandazos partidistas y brotes xenófobos”.
También apeló a mantener en España el estado de bienestar como una “obligación moral que concierne a todos”. Santalices reclamó consenso para combatir la crisis demográfica que compromete el futuro y también pidió que se garantizar “las condiciones adecuadas” para que criar a un hijo deje de ser una osadía. “Facilitar la conciliación debería ser una prioridad, porque sin niños no habrá mañana”, destacó. Santalices recordó en su intervención a los emigrantes, a las personas enfermas y a las víctimas, con especial mención a las de la tragedia del Alvia. También a las de la violencia machista y apeló a aplicar un enfoque “global” que comience en los hogares y en las escuelas para corregir conductas inadecuadas desde el inicio.
Santalices también hizo un discurso ambientalista, de lucha y prevención contra los incendios forestales y agradeció a Felipe VI que delegase en su figura la ofrenda, una tradición que este año cumplía su 375 aniversario.
Por su parte, el arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, saludó en la homilía a todas las autoridades que asistieron a la ofrenda, entre otros, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, el alcalde de Santiago, Martiño Noriega, los conselleiros del Gobierno gallego y representantes de los grupos municipales compostelanos.
La eucaristía estuvo precedida de una procesión dirigida por el arzobispo y un desfile de tropas en el Obradoiro, que contó con el lanzamiento de tres paracaidistas desde un helicóptero y su aterrizaje frente al Pazo de Raxoi portando las banderas de España y Galicia. l

Comentarios