jueves 29/10/20

Los trabajadores de Alcoa San Cibrao se encierran en los ayuntamientos de Viveiro y Xove

Las protestas buscan que las instituciones presionen a la multinacional para que venda la planta
Los trabajadores de Alcoa encerrados en el Ayuntamiento de Viveiro | Ep
Los trabajadores de Alcoa encerrados en el Ayuntamiento de Viveiro | Ep

Trabajadores de Alcoa San Cibrao, en Cervo (Lugo), se encerraron ayer por la mañana en los ayuntamientos de Viveiro y Xove para reclamar que las instituciones sigan presionando a la multinacional americana para que acceda a vender la planta a Liberty, del grupo británico GFG Alliance.

Además, en caso de que el acuerdo de venta con la multinacional británica no sea posible, los trabajadores reclaman a las autoridades que intervengan la factoría para evitar que se paren las cubas de electrolisis, que son “el corazón de la fábrica”.

Minutos antes de las 10.00 horas, decenas de trabajadores de Alcoa San Cibrao, arropados por amigos y familiares, se concentraban en las plazas que hay ante los ayuntamientos de Xove y Viveiro, dentro del calendario de movilizaciones diseñado por el comité de empresa para reclamar una solución que permita mantener el 100% de la producción y los puestos de trabajo en la fábrica de aluminio primario. 
En el Ayuntamiento de Viveiro, el comité de empresa accedió al balcón principal y desplegó una pancarta con el lema “Peches non, Enerxía Solución”, mientras que los demás trabajadores concentrados en la plaza gritaban: “Este comité, o noso orgullo é”.

Periodo de consultas 
La protesta comenzaba a menos de 24 horas para que termine el período de consultas que Alcoa y GFG Alliance (Liberty House) se dieron para negociar la venta de la fábrica mariñana (termina hoy), los trabajadores de Alcoa siguen movilizándose para reclamar un acuerdo entre las multinacionales que garantice el futuro del complejo industrial.

El presidente del comité de empresa de Alcoa San Cibrao, José Antonio Zan, opinaba en la jornada de ayer que el acuerdo para la venta de la planta de aluminio primario entre la multinacional americana y el grupo GFG Alliance  es posible “hasta el último momento”.

“Aunque digan veinte veces que se rompe antes, la solución negociada está abierta hasta el último momento”, dijo Zan, quien reconoció que la plantilla mantiene “la esperanza” y, por supuesto, “mantendrá la lucha” hasta que haya una solución.

“Estamos hablando de dos empresas multinacionales, que son expertas en negociar. Nunca sabremos lo que están pensando ni por dónde van a llevar la negociación, porque cada una tira para su lado y defiende sus intereses”, dijo Zan.

Intervención si no se vende 
Por otro lado, el secretario xeral del PSdeG, Gonzalo Caballero, dijo que, en el caso de que Alcoa se niegue a vender la factoría de San Cibrao, el Estado debe explorar “todas las vías de intervención legalmente posibles dentro del marco europeo para que la planta no cierre”.
En un comunicado emitido ayer, el responsable socialista incidió en que existe “inversor”, en alusión a Liberty, y que éste tiene “un proyecto serio”, por lo que considera que Alcoa “no puede bloquearlo” y abocar al cierre a la factoría ubicada en Cervo.

Para Gonzalo Caballero, la multinacional estadounidense “no puede obstaculizar” que continúe la producción de aluminio en la factoría mariñana, una actividad “estratégica” que, por lo tanto, debe quedar fuera del intento de Alcoa por “mantener su primacía en el mercado y restringir la competencia”, aseguraba el líder socialista gallego.

Comentarios