sábado 11.07.2020

La Xunta y PSA abogan por convertir la planta de Vigo en la más competitiva tras la pandemia

Feijóo visita la fábrica horas después de que Macron anunciase ayudas vinculadas a la automoción 
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, saluda al director de PSA Vigo, Ignacio Bueno, durante su visita a la planta | ep
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, saluda al director de PSA Vigo, Ignacio Bueno, durante su visita a la planta | ep

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, ha puesto en valor el compromiso con la innovación y la seguridad en la planta del grupo PSA en Vigo, y ha subrayado la importancia de reforzar su competitividad, una vez que la fábrica ha retomado la actividad tras la paralización de dos meses por la crisis motivada por la pandemia de coronavirus.

Así lo trasladaron fuentes de la Xunta tras la visita realizada por el titular del Ejecutivo gallego, acompañado por el conselleiro de Economía, Emprego e Industria, Francisco Conde, a la planta de Balaídos, y han señalado que, junto a la dirección de la factoría, buscan “convertirla en la más competitiva del grupo tras el Covid-19”.

La planta de PSA en Vigo reinició su actividad hace dos semanas tras el “parón” causado por la emergencia sanitaria y está previsto que, a partir del 1 de junio, se incorpore al trabajo el tercer turno.

Para su reactivación, se activó un protocolo de seguridad con medidas de prevención para minimizar el riesgo de contagio en la plantilla. Unas medidas que fueron coordinadas con la industria auxiliar, y con la administración gallega, a través del asesoramiento del Instituto de Seguridade e Saúde Laboral de Galicia (Issga).

El plan francés

La visita de Feijóo y Conde se produce solo horas después de que el presidente de la República francesa, Emmanuel Macron, hubiese anunciado un plan nacional para rescatar la automoción en ese país, dotado con 8.000 millones y condicionado, entre otros aspectos, a que los grandes constructores (PSA y Renault) relocalicen en Francia la producción de vehículos “verdes”, eléctricos e híbridos.

De todos modos, Macron dijo que el crédito no se otorgará hasta que concluyan las negociaciones que la dirección debe iniciar el próximo lunes con los representantes de los trabajadores para darles garantías y fijar una estrategia de futuro.

Antes de eso, Renault presentará el viernes un plan de ajuste para el que la dirección no ha excluido ni el cierre de factorías ni la supresión de empleos.

La ambición de Macron para el sector es “hacer de Francia la primera nación de vehículos limpios en Europa”, con una producción anual de más de un millón de coches eléctricos, híbridos enchufables o híbridos simples en el horizonte de 2025.

Para llegar a eso, Renault se ha comprometido a triplicar su producción de coches eléctricos para llegar a 240.000 en 2022 y a localizar también en Francia el nuevo motor eléctrico de 100 kilovatios que ha desarrollado dentro de su alianza con Nissan, que inicialmente debía fabricarse en Asia.

En la planta de Vigo, se produce una versión eléctrica del nuevo modelo, Peugeot 2008, además de las furgonetas eléctricas del proyecto K9. Asimismo, se había anunciado que, a partir de 2021, la electrificación se extendería a todos los modelos de vehículos.

De hecho, Xunta y PSA Vigo tienen pendiente la firma de un convenio de colaboración para la aportación, por parte de la administración autonómica, de 5 millones de euros para el desarrollo de vehículos 100% eléctricos.

El gobierno gallego ha recordado que la comunidad es un “referente mundial” en este tipo de vehículos y en el vehículo autónomo, tanto por la actividad de PSA como de la industria auxiliar. Además, Feijóo ha incidido, que la multinacional participa en iniciativas “que contribuyen a la dinamización del sector”.

Comentarios