Jueves 15.11.2018

La Xunta refuerza la modernización de la FP y crea un servicio de orientación

El Gobierno gallego dio ayer luz verde, en su reunión semanal, al decreto por el que se fija la estructura orgánica de la Xunta que supuso la creación de la Consellería de Educación

El jefe del Ejecutivo del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, preside la reunión del Consello de la Xunta | xoán rey (efe)
El jefe del Ejecutivo del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, preside la reunión del Consello de la Xunta | xoán rey (efe)

, Universidade y Formación Profesional. El decreto mantiene los órganos superiores del departamento y actualiza sus competencias para “dar respuesta” a los nuevos retos de la sociedad y del sistema educativo.
En la línea de la apuesta por el Ejecutivo por la Formación Profesional (FP), se amplían las competencias relacionadas con la innovación y modernización de esta enseñanza, en el seno de la Dirección Xeral de Educación, Formación Profesional e Innovación Educativa. Así, se establece que este órgano se ocupará del desarrollo de acciones encaminadas a la excelencia, modernización, tecnificación e internacionalización de la FP.
También se encargará del impulso al emprendimiento, a la investigación y a la innovación; del refuerzo de la red de Centros Integrados de Formación Profesional (CIFP) y del apoyo a la orientación profesional, inserción profesional del alumnado, relación con el sistema productivo y desarrollo de la FP dual.

Principios
Además, se reforzará el trabajo a favor de la inclusión y de la orientación, como fundamentos de un sistema educativo orientado y basado en la igualdad y en los principios del respeto y la no discriminación.
Así, se crea un Servizo de Inclusión e Orientación Educativa, al que se le encomienda el impulso y gestión de planes, medidas y programas para el fomento de la equidad y de la inclusión en el sistema educativo, así como de preservación de la igualdad y de atención a la diversidad del alumnado.
El objetivo, remarca la Xunta, es “eliminar las barreras en el aprendizaje”, y “facilitar y potenciar la participación” de todo el alumnado, teniendo en cuenta de forma especial a aquellos que están expuestos a la vulnerabilidad. La red dedicada a la inclusión cuenta en este momento con más de 3.000 profesionales, por lo que la magnitud, a juicio del Ejecutivo autonómico, aconseja un órgano de gestión específica.
Entre otras funciones, este servicio también se ocupará de la coordinación funcional de los Equipos de Orientación Educativa, del impulso de las medidas necesarias para el apoyo al alumnado con altas capacidades intelectuales, de fijar protocolos de actuación en materia de necesidades educativas especiales y del fomento de la incorporación al sistema gallego de alumnado procedente de otros países. l

Comentarios