lunes 01.06.2020

China rinde homenaje a los “mártires” y fallecidos por el coronavirus

Millones de chinos permanecen tres minutos en silencio para recordar a las 3.300 víctimas del Covid-19
China rinde homenaje a las 3.300 víctimas del coronavirus | ROMAN PILIPEY (efe)
China rinde homenaje a las 3.300 víctimas del coronavirus | ROMAN PILIPEY (efe)

Cientos de millones de chinos permanecieron ayer en silencio durante tres minutos para recordar a los más de 3.300 fallecidos en el país a causa de la pandemia, cuyos efectos han remitido, pero que mantiene aún al gigante asiático bajo estrictas medidas de prevención.
A las 10.00 horas locales (02.00 GMT) los ciudadanos se quedaron en pie en las aceras en silencio, mientras los automovilistas tocaban el claxon de sus coches y sonaban las alarmas antiaéreas colocadas en casi cada esquina del país para alertar a la población ante una catástrofe. En la capital, Pekín, mucha gente sola, en parejas o decenas de personas en grupo se juntaban en silencio, cubiertos con mascarillas, durante tres minutos en recuerdo de las hasta el momento 3.326 víctimas mortales del coronavirus.

Muchos miraban hacia abajo o al frente con los ojos cerrados, otros se congregaban junto a una cercana bandera china a media asta y todos concluyeron el silencio con un grito de “¡Vamos China!”, seguido de un aplauso. También los pitidos de los trenes y las sirenas de los barcos acompañaron los minutos de silencio de la población entre el ensordecedor ruido de las bocinas de los coches. El presidente del país, Xi Jinping, junto a otros dirigentes como el primer ministro, Li Keqiang, guardaron también vestidos de negro tres minutos de silencio desde las instalaciones del complejo de Zhongnanhai, la sede del Gobierno, según los medios oficiales.

El médico que alertó del virus
El homenaje a las víctimas de la pandemia se celebró ayer al coincidir con el Qingming o “Día de Barrer las Tumbas”, una fecha del calendario lunar en la que los chinos rinden tributo tradicionalmente a sus difuntos y ancestros.

El Gobierno anunció el viernes que ayer sería un día de duelo nacional y se observarían tres minutos de silencio en homenaje a los “mártires” de la lucha contra el coronavirus y a los “compatriotas” que sucumbieron a la enfermedad.

Entre los primeros, el Gobierno provincial de Hubei anunció que declararía a 14 personas como “mártires” (el mayor título honorífico del Partido Comunista= entre ellos doce médicos que murieron combatiendo en primera línea la enfermedad. 

Uno de ellos es el doctor Li Wenliang, quien fue reprendido a finales de diciembre por la Policía de Wuhan tras alertar a sus colegas de que en el hospital donde trabajaba había un grupo de enfermos con síntomas de una neumonía similar a la del SARS, que azotó a China en 2003.

Li, oftalmólogo de 34 años de edad, fue amonestado por “propagar rumores” y obligado a firmar una carta en la que reconocía su “error”.
Más tarde, el propio Li contrajo el virus y murió semanas después, lo que desató una oleada de homenajes y críticas en las redes sociales chinas por la actuación de las autoridades al intentar silenciarle. Entre un grupo de una treintena de personas que guardaron silencio ayer en el distrito financiero de Pekín se encontraba Jeanne, una francesa de 30 años, que lleva diez en China, y que trabaja en el sector de la comunicación. “Ha estado muy bien mostrar algo de respeto a los fallecidos, aquí en China pero también en España, en Francia y en todo el mundo”, dijo. 

La joven de Francia destacó que en Pekín se sintió “bastante segura” durante los momentos álgidos de la pandemia “porque todo el mundo fue muy respetuoso con las orientaciones de quedarse en casa”.

Comentarios