viernes 4/12/20

El confinamiento en Francia costará 15.000 millones de euros al mes al Estado

El Gobierno amplía el uso de la mascarilla a partir de los seis años para combatir el virus en los colegios
Dos personas, protegidas con una mascarilla, caminan por una calle de París | EFE
Dos personas, protegidas con una mascarilla, caminan por una calle de París | EFE

Las medidas aprobadas por el Gobierno francés para tratar de limitar el impacto del nuevo confinamiento, que comienza en Francia hoy, tendrán un coste de 15.000 millones de euros al mes, anunció el ministro francés de Economía, Bruno Le Maire.

“Vamos a reforzar todos los dispositivos de ayuda”, dijo Le Maire, que detalló que en total se dedicarán 6.000 millones para fondos de solidaridad; 7.000 millones para el paro parcial (equivalente de ERTE), más de 1.000 millones para exoneraciones de cotizaciones sociales y 1.000 millones para asumir una parte de los costes de alquiler de las empresas.

Le Maire dijo que “por precaución” y para tener en cuenta el conjunto de gastos relacionados con la crisis hasta final de año, se van a rectificar los presupuestos de 2020 para añadir un suplemento de 20.000 millones de euros.

Evaluación en quince días

El Gobierno detalló ayer en rueda de prensa las condiciones del nuevo confinamiento, previsto en un principio hasta el 1 de diciembre, aunque habrá una evaluación de la situación dentro de quince días para ver si los comercios considerados no esenciales pueden abrir. “El objetivo central de este confinamiento es proteger a los franceses y preservar el sistema sanitario”, dijo el primer ministro, Jean Castex, que precisó las excepciones del confinamiento.

Los franceses solo podrán abandonar su domicilio para hacer compras de primera necesidad o hacer una actividad física individual en un perímetro de 1 kilómetro en torno a sus casas.

Las nuevas excepciones permiten salir para acompañar a los niños a las escuelas, que permanecerán abiertas, aunque el Gobierno ha bajado la edad mínima para el uso obligatorio de mascarilla que es ahora seis años de edad.

“El protocolo sanitario será adaptado y reforzado para garantizar la protección de todos: niños, profesores y padres de alumnos. Conforme al aviso del Alto Consejo de la Sanidad Pública, el uso de la mascarilla se ampliará a los niños de primaria, a partir de los seis años”, dijo el primer ministro, Jean Castex.

Garantizar la asistencia

En una intervención en la Asamblea Nacional, el jefe del Gobierno defendió que las escuelas se vayan a mantener abiertas durante este nuevo confinamiento.

“El confinamiento de la pasada primavera incrementó el riesgo de abandono escolar entre los niños, en particular entre los más desfavorecidos”, recalcó.

Castex subrayó que su Ejecutivo coincide con el diagnóstico de la Sociedad Francesa de Pediatría, según el cual “los beneficios educativos y sociales aportados por la escuela son muy superiores a los riesgos de una posible contaminación de Covid-19 en el entorno escolar”.

Las guarderías, colegios e institutos de secundaria mantendrán sus clases presenciales, pero las universidades y los centros de enseñanza superior deberán ofrecer sus clases por internet en este tiempo.

El primer ministro subrayó que “no había otra solución” que optar de nuevo por un confinamiento, aunque este sea más ligero que el decretado entre los pasados 17 de marzo y 11 de mayo para afrontar la primera ola de la epidemia.

Ayer se confirmaron 36.437 nuevos contagios. En los hospitales se registraron 15.177 nuevos pacientes en una semana, 2.145 de ellos en cuidados intensivos. El número de fallecidos desde el inicio de la epidemia asciende a 35.785

Reforzar las escuelas

Por otro lado, la Conferencia informal de ministros de Educación del Consejo de Europa pidió garantizar el derecho de todos los menores a la educación e incrementar los esfuerzos para los más desfavorecidos en la pandemia.

Según el Consejo de Europa es necesario “reforzar el papel de la educación en la construcción de las sociedades inclusivas y cohesionadas”, según una declaración política y una hoja de ruta adoptadas hoy por los ministros.

El encuentro destacó que la preocupación por garantizar el acceso a la educación de los alumnos desfavorecidos “ha sido muy significativa entre las primeras medidas tomadas para hacer frente a la pandemia y se mantendrá a medio y largo plazo”.

La educación ayuda a los estudiantes que vienen de medios desfavorecidos a romper el círculo de la marginalidad”, aseguran en un comunicado. l

Comentarios