martes 24/11/20

EEUU y Rusia tratan la “degradación” de sus relaciones a causa de Siria

El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, y el ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, se reunieron ayer en Moscú para abordar lo que han descrito como la “degradación” de las relaciones entre ambos países a causa del último ataque químico en Siria.

El secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, estrecha la mano del ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov  | Sergei Chirikov (efe)
El secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, estrecha la mano del ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov | Sergei Chirikov (efe)

El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, y el ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, se reunieron ayer en Moscú para abordar lo que han descrito como la “degradación” de las relaciones entre ambos países a causa del último ataque químico en Siria.

Tillerson, que también se vio con el presidente Vladimir Putin, admitió que “actualmente el estado de las relaciones se encuentra en el nivel más bajo”. “El nivel de la confianza también está en su punto más bajo”, apostilló el jefe de la diplomacia estadounidense. Por eso, abogó por “hacer todo lo posible para frenar la degradación. “Tenemos que restablecer la confianza entre nuestros países para resolver todos los asuntos pendientes”, dijo en la rueda de prensa que ofreció junto a Lavrov. Tillerson consideró que el encuentro en la capital rusa fue positivo en este sentido porque fue “muy productivo”, indicando que habían tratado temas de interés mutuo, como la ciberseguridad.

Estas declaraciones confirman las palabras del presidente ruso, Vladimir Putin, que en una entrevista concedida a la televisión Mir confesó que “el nivel de confianza” entre Washington y Moscú “ha descendido” desde que el magnate Donald Trump llegó a la Casa Blanca.

Halagos

Trump no ahorró en halagos a Putin durante la campaña electoral y ya en el cargo, una admiración personal que, de acuerdo con la Inteligencia de Estados Unidos, se habría traducido en maniobras del Kremlin para garantizar el triunfo del magnate neoyorquino en los comicios del 8 de noviembre.

La nueva sinergia entre Washington y Moscú hacía presagiar una nueva era de entendimiento, tras los altibajos sufridos bajo la Administración de Barack Obama, pero el ataque químico realizado el pasado día 4 sobre la localidad siria de Jan Sheijun, atribuido al régimen de Bashar al Asad –apoyado por Rusia– ha frenado el proceso.

Este asunto fue uno de los temas centrales del encuentro entre Tillerson y Lavrov, que aseguró que Rusia está dispuesta a facilitar una “investigación minuciosa” del ataque químico. 

El ministro de Exteriores aprovechó para defender una vez más a Al Asad, esgrimiendo que su salida del poder significará la derrota frente al terrorismo del Estado Islámico y otros grupos activos en Siria. “Hay que ver las amenazas comunes, que son evidentes”, pidió. Lavrov deslizó una crítica a Estados Unidos en este sentido, sugiriendo que pretende usar a la antigua rama siria de Al Qaeda para derrocar a Al Asad. “Siempre les trataron con indulgencia. Tenemos una sospecha persistente que hasta el momento nadie logró disipar (la duda) de que protegen a Al Nusra”, dijo.

Por otro lado, trataron temas como la creciente escalada de tensión en la península coreana por los continuos ensayos nucleares y balísticos de Pyongyang. “Tanto Rusia como EEUU están a favor del estricto cumplimiento de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU en esta materia”, reiteró Lavrov. l

Comentarios