lunes 25/1/21

EEUU vuelve a rebasar los 30.000 casos diarios de coronavirus y suma 119.654 muertos

“Los test son un arma de doble filo; cuando realizas tantos vas a encontrar más casos”, dijo Trump
Dos mujeres guardan la distancia de seguridad en Washington | samuel corum
Dos mujeres guardan la distancia de seguridad en Washington | samuel corum

Estados Unidos alcanzó el sábado la cifra de 2.251.205 casos confirmados de Covid-19 y la de 119.654 fallecidos, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Este balance es de 32.086 contagios más que el jueves y de 568 nuevas muertes. Estados Unidos vuelve a rebasar por segundo día consecutivo los 30.000 nuevos casos diarios.

El repunte de contagios en estados como California (con 3.893 más) Florida (3.822 más), Texas (3.402 más) o Arizona (3.246 más) ha vuelto a disparar el cómputo global. Y es que el foco de la pandemia en Estados Unidos se ha desplazado ahora de la golpeada Costa Este a los estados del Cinturón del Sol, como California, Florida, Texas y Arizona, que suman entre los cuatro casi la mitad de nuevos casos en todo el país.

Nueva York, donde la epidemia parece ya controlada, se mantiene como el estado más golpeado en EEUU por la pandemia con casi 400.000 casos confirmados y 31.083 fallecidos, una cifra solo por debajo de Brasil, el Reino Unido e Italia. Tan solo en la ciudad de Nueva York han muerto más de 22.000 personas.

El balance provisional de fallecidos –119.654– ha superado ya la cota más baja de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100.000 y 240.000 muertes a causa de la pandemia. El presidente estadounidense, Donald Trump, rebajó esas estimaciones y se mostró confiado en que la cifra final estaría más bien entre los 50.000 y los 60.000 fallecidos, aunque en sus últimos cálculos auguró ya hasta 110.000 muertos, un número que también se ha superado.

Evolución

Por su parte, el Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que Estados Unidos llegará al mes de octubre habiendo superado los 200.000 muertos. Trump defendió ayer su plan de cierre de fronteras y mostró su escepticismo sobre los test para conocer la magnitud del contagio.

De hecho, en uno de los comentarios más sorprendentes, subrayó que “los test son un arma de doble filo” debido a que “cuando realizas tantos test vas a encontrar más casos”. “Así que le dije a mi gente, frenad los test, por favor”, dijo el mandatario.

Unos 300.000 trabajadores volverán hoy a sus puestos de trabajo en Nueva York con la activación de la segunda fase de reapertura de la ciudad, que llevará a que las oficinas vuelvan a recibir a empleados, que los restaurantes puedan servir a clientes en espacios exteriores y a que abran peluquerías y tiendas.

Comentarios