jueves 26/11/20

España mantiene que no reconoce el régimen de Maduro ni las elecciones

La número 2 de Exteriores asegura que los comicios “no garantizan los principios básicos democráticos”
El presidente venezolano, Nicolás Maduro, en un acto de gobierno en Caracas | efe
El presidente venezolano, Nicolás Maduro, en un acto de gobierno en Caracas | efe

El Ministerio de Asuntos Exteriores reafirmó que “no reconoce” ni el régimen de Nicolás Maduro ni las elecciones parlamentarias previstas el 6 de diciembre, por “no garantizar unos principios básicos democráticos”.

La secretaria de Estado de Asuntos Exteriores y para Iberoamérica, Cristina Gallach, fijó esta postura durante su comparecencia ayer en la comisión de Asuntos Iberoamericanos del Senado para exponer las líneas generales de su departamento.

Al referirse a Venezuela, Gallach se felicitó de que el Gobierno de Pedro Sánchez haya demostrado “ser capaz de hablar con todos” los actores involucrados y que “en los momentos más difíciles pasa los mensajes y actúa”.

“En ningún momento dejamos de decir lo que pensamos y, además, actuamos”, destacó la “número dos” de Exteriores.
Respecto a la decisión de sustituir al embajador en Caracas, Jesús Silva, por un encargado de negocios, un puesto de categoría diplomática inferior, lo justificó en que el Gobierno español “no reconoce el régimen de Maduro”.

A su juicio, el encargado de negocios “es una fórmula adecuada para el trabajo que tiene que hacer, pero manda un mensaje”, en línea con la estrategia adoptada por otros socios europeos.

La secretaria de Estado insistió en que España tampoco reconoce los comicios del 6 de diciembre, porque “no garantizan los principios básicos democráticos”.

Pese a ello, aseguró que la voluntad de España es “la promoción de la democracia” y “animar y trabajar con unos y otros para que haya “una solución política dialogada entre los venezolanos que resulte en la celebración de elecciones legislativas y presidenciales justas y democráticas”.

Gallach se refirió también a Cuba y al empeño en “normalizar y reequilibrar” la relación bilateral y de dotarla de “mayor contenido”. No obstante, admitió que existen “persistentes y sustantivas diferencias en lo relativo a los derechos humanos y las libertades fundamentales”.

En cuanto a Nicaragua, apremió a recuperar la vía del diálogo para iniciar un proceso de reforma electoral a través de la Organización de Estados Americanos, lo que requiere “la participación de todos los actores implicados hasta llegar a unas elecciones, justas, libres y transparentes”.

Por su parte, el portavoz del PP en la comisión, Gonzalo Robles, criticó las interferencias del vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, en Iberoamérica.

Comentarios