jueves 04.06.2020

May advierte de que la alternativa a su propuesta para el Brexit es que no haya acuerdo con la UE

 

La primera ministra británica, la conservadora Theresa May, insistió en que hay por delante dos únicas opciones ante el Brexit: su plan, conocido como “Chequers”, o ningún acuerdo con la Unión Europea (UE).

 

La primera ministra británica, Theresa May | Nic Bothma (efe)
La primera ministra británica, Theresa May | Nic Bothma (efe)

La primera ministra británica, la conservadora Theresa May, insistió en que hay por delante dos únicas opciones ante el Brexit: su plan, conocido como “Chequers”, o ningún acuerdo con la Unión Europea (UE).
La “premier” subrayó que si el Parlamento británico no aprueba su plan antes del 29 de marzo de 2019, fecha de la retirada británica del bloque europeo, entonces “creo que la alternativa a ello es que no tendremos un acuerdo”, afirmó May en una entrevista con un programa de la BBC.
El plan “Chequers” contempla crear un área de libre comercio para bienes después del Brexit, lo que evitaría los controles de aduanas y mantendría abierta la frontera irlandesa, pero los diputados conservadores más euroescépticos, entre ellos el exministro de Exteriores Boris Johnson, lo rechazan. Estos parlamentarios se oponen porque estiman que el Reino Unido estaría ligado a los otros 27 y haría difícil negociar acuerdos comerciales con países fuera del bloque europeo. Estos euroescépticos proponen recurrir a tecnología ya existente para evitar una frontera visible.
En su entrevista, May puntualiza que es necesario un “movimiento de mercancías libre de fricciones”, sin aduana o controles reguladores entre el Reino Unido y la Unión Europea en la isla de Irlanda a fin de no tener una frontera dura. 
El objetivo del Reino Unido es evitar una frontera visible entre la República de Irlanda y la provincia británica de Irlanda del Norte para no perjudicar el proceso de paz norirlandés.
Según Theresa May, cualquier sistema de control es “una frontera dura (visible)”. Uno no resuelve el problema de la frontera dura colocándola 20 kilómetros dentro de Irlanda”, dijo. 
Sin embargo, Johnson volvió a criticar ayer el plan de May desde las páginas del diario “The Daily Telegraph” al afirmar que el fracaso del Gobierno en resolver el asunto irlandés ha llevado a una “abominación constitucional” puesto que, “por primera vez desde 1066 (la conquista normanda de Inglaterra), nuestros líderes consienten deliberadamente a una autoridad extranjera”. Johnson agregó que “Chequers” implica que el país “permanece efectivamente en la unión aduanera y gran parte del mercado único”.
Por otro lado, el Fondo Monetario Internacional (FMI) avisó en un informe de que la economía del Reino Unido afronta “costes significativos” si no hay un acuerdo del Brexit, aunque el impacto será “menor” en las de la UE.
La directora gerente del organismo, Christine Lagarde, advirtió ayer en Londres de que quedan “puntos clave” por resolver para que el Reino Unido y los 27 consigan un acuerdo, lo que reduciría el impacto económico para ambas partes. Pero aún con un acuerdo, el FMI vislumbró unos escenarios económicos de crecimiento moderado, con un 1,5% para 2018 y 2019; una caída de la libra esterlina y otros activos, y un aumento “significativo” de los intereses de la deuda soberana. l

Comentarios