jueves 26/11/20

Turquía y Rusia acuerdan un plan para imponer un alto el fuego en toda Siria

Los Gobiernos de Turquía y Rusia prepararon un acuerdo para imponer un alto el fuego en toda Siria desde la pasada medianoche, aunque al cierre de esta edición estaban a la espera de que el régimen y los rebeldes se pronunciasen sobre el pacto.

Tres niños caminan por una calle de una localidad situada en la provincia de Alepo	REUTERS/Khalil Ashawi
Tres niños caminan por una calle de una localidad situada en la provincia de Alepo REUTERS/Khalil Ashawi

Los Gobiernos de Turquía y Rusia prepararon un acuerdo para imponer un alto el fuego en toda Siria desde la pasada medianoche, aunque al cierre de esta edición estaban a la espera de que el régimen y los rebeldes se pronunciasen sobre el pacto.

El ministro de Asuntos Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, confirmó el plan de alto el fuego, pero también hizo hincapié en que considera “imposible” que el presidente sirio, Bashar al Asad, forme parte de la transición hacia la paz, porque la oposición no lo aceptará.

Las declaraciones del jefe de la diplomacia parecen apuntar hacia un avance en las conversaciones para poner fin a la guerra en Siria, aunque la insistencia en pedir la salida de Al Asad no facilita el desarrollo de las negociaciones con Rusia, su principal valedor.

Rusia, Irán y Turquía aseguraron la semana pasada que están dispuestas a impulsar un proceso de paz tras unas conversaciones en Moscú en la que aprobaron una declaración conjunta con los principios que se comprometían a respetar, incluido el de que la prioridad debe ser acabar con los grupos terroristas. “Hay dos textos preparados para una solución en Siria. Uno es sobre una resolución política y otro sobre un alto el fuego. Pueden ponerse en marcha en cualquier momento”, afirmó Cavusoglu. El cese de hostilidades se aplicaría en las zonas en las que combaten el régimen y los rebeldes, pero no afectaría a los grupos terroristas, contra los que se seguirá actuando.

Un responsable rebelde sirio dijo que las reuniones entre Turquía y los sublevados continuarán durante esta semana, pero no pudo confirmar si se había alcanzado un acuerdo definitivo sobre el alto el fuego. Este responsable de los sublevados dijo que el principal escollo en las negociaciones con Turquía es que Rusia quiere excluir las zonas rurales de Damasco del alto el fuego y los rebeldes se niegan a aceptarlo.

Otro rebelde explicó que no había acuerdo todavía entre las facciones de sublevados. “Los detalles del alto el fuego todavía tienen que ser presentados a las facciones y no hay un acuerdo por el momento”, señaló.

Siria lleva sufriendo la guerra desde hace más de cinco años, cuando el régimen que preside Bashar al Asad decidió reprimir con violencia las manifestaciones prodemocracia que surgieron en el contexto de las primaveras árabes. Desde entonces, el conflicto ha acabado con la vida de más de 250.000 personas y ha dejado más de diez millones de desplazados de sus hogares, según las estimaciones de Naciones Unidas.  

Mientras, la Embajada de Rusia en Damasco fue atacada ayer hasta dos veces por grupos “terroristas”, según informó el Ministerio de Exteriores ruso. El Kremlin cree que se trata de una nueva provocación para frustrar el incipiente proceso de paz.

Comentarios