miércoles 2/12/20

La UE no consigue deshacer el veto de Hungría y Polonia al Presupuesto

Bruselas confía en superar el obstáculo mientras Merkel califica de “serio problema” el bloqueo al fondo
La canciller alemana, Angela Merkel | efe
La canciller alemana, Angela Merkel | efe

Hungría y Polonia mantuvieron ayer su veto al proyecto presupuestario de la Unión Europea pese a la reunión del Consejo con los líderes de los países miembro.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, confió ayer en que la “magia” de la Unión Europea (UE) de “lograr soluciones en momentos en los que parece imposible” vuelva a operar y desbloquee el veto de Polonia y Hungría a la aprobación del presupuesto comunitario para los años 2021-2027 y el paquete de recuperación poscovid.

Europa atravesó “muchas situaciones muy criticas” y “ha encontrado soluciones para seguir adelante”, subrayó, por su parte, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen al término de una videocumbre de líderes de la UE dedicada en gran parte al coronavirus. 
Y para lograrlo, los máximos responsables de las instituciones europeas seguirán trabajando “muy intensamente” los próximos días para tratar de resolver este “serio obstáculo”, dijo Michel

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, se comprometió ayer a hablar con Polonia y Hungría para tratar de resolver el “serio problema” de su veto, aunque evitó avanzar fechas de cuándo podría solucionarse. 

En la rueda de prensa en la Cancillería tras la conferencia, Merkel explicó que asumirá ese papel de negociador por ejercer la presidencia de turno del Consejo Europeo y ofreció “trabajar duro” pero sin acudir a “amenazas”. 

“Intentaremos encontrar una vía. Nos esforzaremos. Es un problema serio el que tenemos que resolver. No quiero especular, pero trabajaremos en serio”, afirmó Merkel, que se mostró abierta a contemplar “todas las opciones” y recordó que aún se está “justo al principio” del proceso. 

La canciller alemana aseguró que no recurrirá a “amenazas” al ser preguntada si se contemplaba advertir a Polonia y Hungría con retirarles el derecho de voto por el artículo 7 del Tratado de la UE. 

También evitó fijar un marco temporal a la negociación con ambos países al preguntársele si consideraba que para navidades podría estar cerrado el acuerdo con los dos países que vetaron el Marco Financiero Plurianual 2021-2027 y el Plan de Reconstrucción poscovid vinculado, con un total de 1,8 billones de euros. 

Polonia y Hungría no rechazan el presupuesto en sí, sino que son contrarias a que se vinculen las partidas con el respeto al Estado de derecho según el denominado “mecanismo de condicionalidad”. 

El tema oficial de la reunión era la coordinación dentro del bloque en la respuesta a la crisis del coronavirus, pero el debate se centró en el presupuesto, pues los países más afectados quieren disponer ya de los fondos. 

El retraso en poner en marcha las ayudas financieras europeas puede afectar “severamente” a la recuperación económica de los Veintisiete, declaró la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, quien pidió poner en marcha “sin demora” el fondo de recuperación, dotado con 750.000 millones de euros. 

Por su parte, el primer ministro portugués, António Costa, señaló que espera que el bloqueo pueda resolverse este año, e insistió en que en la segunda ola es todavía más urgente avanzar con el fondo de recuperación.

Asimismo, la vicepresidenta tercera del Gobierno, Nadia Calviño, aseguró que España tiene la intención de utilizar íntegramente las ayudas de 140.000 millones que le corresponden en marco del plan de recuperación de la UE y espera que no haya retraso para poder poner en marcha el plan nacional el 1 de enero de 2021.

Vacunas de Pfizer y Moderna
Por otro lado, la CE espera que las farmacéuticas Pfizer-BionTech y Moderna pidan las primeras autorizaciones para comercializar la vacuna en la UE en la segunda mitad de diciembre, informó ayer la presidenta de la institución, Ursula von der Leyen.

Por su parte, el presidente español, Pedro Sánchez, subrayó la necesidad de que se establezca un mecanismo de reconocimiento mutuo de los test de antígenos “para generalizar su uso”.

Comentarios