Atribuyen a un vecino de Ribeira los delitos de hurto de ganado y falsedad documental

La patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de Noia, en colaboración con el cuartel principal de Boiro y el puesto auxiliar de A Pobra do Caramiñal de la Guardia Civil, investigó a un vecino de Ribeira como presunto autor de un delito de hurto de ganado y otro de falsedad documental. 


La Benemérita tuvo conocimiento de los hechos a raíz de las denuncias interpuestas por las víctimas en las dependencias oficiales de las mencionadas unidades, en las que comunicaron que autor o autores desconocidos habían sustraído varios terneros de los cercados de los montes donde se encontraban estabulados.


El instituto armado inició una investigación de esos hechos en aras de constatar la veracidad de los mismos, así como de la identificación del autor o autores del referido delito y la recuperación de los efectos sustraídos. En el transcurso de las averiguaciones practicadas, los efectivos de las citadas unidades localizaron en una finca de la zona dos terneros cuyas características morfológicas correspondían con las descritas en las denuncias y que carecían de la preceptiva identificación auricular por medio de crotales auditivos. Entrevistados con el supuesto propietario para la acreditación de la titularidad de las reses, presenta unos documentos de identificación bovina que no se correspondían con las fechas de nacimiento de las reses.


Fue entones cuando la Guardia Civil inició las gestiones pertinentes con los servicios veterinarios de la Consellería de Medio Rural y los dueños del ganado sustraído para la realización de las pertinentes pruebas genéticas, así como la aprehensión cautelar de los dos terneros. Una vez recibidos los resultados de las mismas, los componentes de la patrulla del Seprona constataron que los terneros no eran hijos de las reses que el investigado reseñaba en los referidos documentos.


Seguidamente, continuaron con la investigación, logrando contrrastar la información recabada con las denuncias de hurto de ganado formuladas en las localidades próximas. De ese modo, consiguió la localización de las posibles madres de los terneros y procedió a solicitar nuevamente la colaboración de los citados servicios veterinarios de Medio Rural para la realización de las pruebas genéticas, las cuales aportaron un resultado positivo, corroborando la concordancia genética de los terneros con dichas vacas.


La Guardia Civil procedió a la investigación del supuesto propietario como presunto autor de un delito de hurto de ganado y otro delito de falsedad documental, reintegrando los terneros a su legítimo propietario.

Atribuyen a un vecino de Ribeira los delitos de hurto de ganado y falsedad documental

Te puede interesar