O Barbanza abre su Semana Santa con mucha pasión, fervor y ganas

O Barbanza inició los actos de la Semana Santa con las procesiones de la Virgen de los dolores, lectura de pregones y la bendición de los ramos | Chechu Río

La Semana Santa arrancó el pasado fin de semana en O Barbanza con mucha fuerza, fervor y pasión. Después de dos años en los que, debido a la pandemia del coronavirus, no se pudieron celebrar las tradicionales actividades a causa de las restricciones establecidas por las autoridades sanitarias, había muchas ganas de salir a la calle en procesión con las iwmágenes. Los primeros en hacerlo fueron Rianxo, A Pobra y Boiro con los desfiles con las tallas de la Virgen de los Dolores portadas a los hombros de los costaleros de las hermandades. En la iglesia de Santa Baia en Boiro, el obispo auxiliar Francisco José Prieto ejerció de pregonero y se encargó también se la imposición de las medallas a los ocho nuevos cofrades que integran la Irmandade do Cristo da Misericordia.


Al día siguiente, tuvo lugar en la parroquia pobrense de O Caramiñal la lectura del pregón a cargo de Ricardo Dávila Santos, que esculpió la imagen del Cristo Resucitado, que se sacará por primer vez en procesión el Domingo de Pascua, y que se encargó de bendecir el arzobispo de Santiago, Julián Barrio. El domingo tuvo lugar la bendición de los ramos en las parroquias y además se montaron algunas pequeñas escenificaciones de la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, con la procesión de la Borriquita tanto en Santa Uxía de Ribeira como en Santiago da Pobra do Deán, con la implicación de los niños que se están preparando para hacer la Confirmación en la capital barbanzana y los del catecismo en el lugar pobrense de O Castelo.


En el caso de Santa María A Antiga, también tuvo lugar esa representación en el Cantón da Leña por parte de unos chiquillos del catecismo ataviados con túnicas en representación de los apóstoles, pero sin burro. Además, un grupo de jóvenes ataviados con sudaderas verdes, para diferenciarse de los miembros de la Cofradía del Santo Cristo e Oración no Horto, portó la imagen de San Juan Evangelista en la procesión hasta la iglesia, que fue más corta de lo habitual debido a la amenaza de lluvia, una circunstancia que también motivó que la misa se celebrase en el templo. Y en Rianxo, la procesión acompañada del grupo de tambores de la Irmandade da Paixón de Cristo, salió de la iglesia de Santa Columba hasta la capilla de A Guadalupe, en cuyo exterior tuvo lugar la bendición de los ramos, y una vez rematada se inició el regreso para oficiar la misa.

O Barbanza abre su Semana Santa con mucha pasión, fervor y ganas

Te puede interesar