lunes 26/10/20

Abal se someterá a una cuestión de confianza si las negociaciones del presupuesto para 2020 no prosperan

El bipartito en minoría buscará el apoyo de todos los opositores y espera presentarles un borrador a principios del año 
Diario de Arousa-2019-11-27-007-a8f0d7c8
La alcaldesa de Cambados, Fátima Abal, en una imagen de archivo | d. a.

El bipartito de Cambados espera presentar a principios de año el Presupuesto para 2020 y negociarlo previamente con todos los partidos de la oposición para lograr su aprobación en pleno al estar en minoría. Con todo, la alcaldesa, Fátima Abal, está dispuesta a plantear una cuestión de confianza que, en caso de no prosperar, dejaría la puerta abierta a PP, BNG y Pode a presentar una moción de censura. 

Con este planteamiento atrás queda aquella intención de mantener una reunión con los nacionalistas para intentar alcanzar una especie de acuerdo  “a la portuguesa” a cambio de su apoyo en cuestiones relevantes como la aprobación del presupuesto y tras fracasar la negociación de un tripartito. “Mentres non haxa orzamentos pouco hai que negociar e ademais falamos de grupos de esquerdas,  que nos nosos programas levabamos cuestións programáticas similares”, explicó la regidora socialista. 

Así las cosas, su socio de Somos, el concejal de Economía e Facenda, Xurxo Charlín, negociará con todos los opositores y su previsión es entregarles un borrador a principios de año para que realicen las aportaciones que estimen oportunas. Evidentemente, el objetivo es conseguir los votos necesarios para sacar adelante el documento y para ello necesitaría, como mínimo, el apoyo del Bloque, que podría ser el escenario más probable. Pero también sería suficiente con la abstención del grupo de Víctor Caamaño y la del otro exsocio de PSOE y Somos, Cambados Pode.

En caso de no dar resultado y no conseguir los apoyos en sesión plenaria, “plantexarei unha cuestión de confianza e se non sae adiante, terían –por la oposición– que presentar unha moción de censura cun candidato”, explicó Abal. En este escenario, PP, BNG y Pode dispondrían de un mes para hacerlo y, en caso contrario, las cuentas quedarían aprobadas. Con todo, esta situación parece difícil de alcanzar sobre todo en cuanto que los nacionalistas siempre han mostrado su rechazo al regreso de los conservadores al gobierno. 

No obstante, el grupo de Caamaño tampoco dará su voto por nada y así lo ha manifestado en más de una ocasión. Además está la cuestión de los salarios. A día de hoy solo la regidora dispone de una liberación –total de 40.000 euros brutos anuales– y aprobada, curiosamente, con su voto en contra y el favorable de todos los opositores a iniciativa de los de Luis Aragunde. Pero entre las filas de los concejales del bipartito no hay excesivas esperanzas de pode retomar su propuesta y de liberar parcialmente a Charlín y Carolina Aragunde (Somos) y a Samuel Lago y Cruz Leiro (PSOE), en un modelo y un gasto similares al del cuatripartito. De hecho, actualmente, estos ediles deben compaginar sus responsabilidades de gobierno con su vida laboral.

Comentarios