Una afluencia histórica para la apertura de casetas del Albariño más especial

La apertura de las casetas de degustación en el Paseo da Calzada generó un gran ambiente en el que miles de personas disfrutaron de los primeros brindis de la Festa do Albariño | Gonzalo Salgado

Nadie recordaba una apertura de casetas de la Festa do Albariño tan multitudinaria como la de ayer en A Calzada. Han sido tres años de vigilia por culpa de la pandemia y había “moitas, moitas, moitas ganas”. En cuanto se produjo el corte de la cinta inaugural y arrancaron las gaitas y las autoridades, el paseo empezó a llenarse de gente y las copas, de vino. “Sen tempo non era!”, se escuchó entre los asistentes que se arremolinaban junto a la comitiva oficial. Y es que la fiesta arrancó el viernes y, aunque se va desarrollando con gran éxito, este era uno de los momentos más esperados. Durará hasta el domingo con 44 bodegas de la DO Rías Baixas.


Seis mil catavinos en una hora

La venta de catavinos daba buena cuenta de la avalancha: en una hora se vendieron cerca de 6.000 unidades, sin contar con los asistentes que llevaron el suyo propio. Una vez más, y como sucede desde 2018, se venden sin cordel por expresa petición de los sanitarios ante los accidentes por cortes que atendían cada año.


Hasta a las autoridades les fue difícil tomar posiciones en su paseíllo oficial con parada en los puestos de cooperativas vinícolas. El presidente del Consello Regulador de la denominación, que organiza este espacio, declaró estar “encantado e feliz de retomar a integridade dos actos”. Juan Gil de Araújo. 

También aprovechó para despejar cualquier duda respecto al hecho de que su programación empezó más tarde que la municipal, destacando la “perfecta e impoluta” colaboración con el Concello con el que “levamos moitos anos colaborando para engrandecer” el Albariño que “tamén é a festa da DO Rías Baixas”, así que “esperamos estar moitos anos máis en Cambados”. Preguntado al respecto, el también bodeguero explicó que la decisión de no abrir hasta ayer fue tomada por el Pleno y resulta entendible debido a la exigencia que supone la presencia de horas de trabajo, dedicación, contratación de personal, etc. De hecho, cinco días ya le parece “esixir un esforzo importante” y así lo pensaban también otros bodegueros asistentes consultados por este diario, pues, también cabe recordar que abren de mediodía a tres de la madrugada. Entre ellos, el presidente de la cooperativa Paco & Lola, Carlos Carrión, quien también hizo mención a la “carestía” de vino para atender los mercados, porque “as vendas van ben”.


El propio conselleiro de Medio Rural aportó en esta cuestión: “Hai moita demanda no mundo dos Rías Baixas neste momento, que son un produto de calidade”. Para José González Vázquez fue un “placer infinito” poder recuperar la celebración, poder “estar todos aquí de xeito presencial”, declaró, destacando después la importancia de este sector porque “o viño fai territorio, trae turismo, o propio consumo do viño, restauración, cultura... E representa a Galicia en máis de 100 países de todo o mundo”.


Un año más, la presidenta de Diputación, Carmela Silva, también acudió a la inauguración para dar su apoyo “os mellores viños do mundo”, como manifestó tras alabar la celebración y su “ambiente de alegría que nos enche de esperanza e saber que hai futuro porque temos un sector moi potente”. La dirigente provincial también destacó la importancia que tiene para el destino turístico de la provincia.


De hecho, entre los asistentes había muchos cambadeses, pero también visitantes como Laura Ibáñez y Celia Villarino que aterrizaron directamente en A Calzada desde Madrid con sus parejas. Para la última era un regreso porque habían estado antes de la pandemia y “liaron” a sus amigos que, de tanto escucharles lo bien que lo habían pasado, decidieron venir porque “teníamos ganas de vivirlo en primera persona”.


Peñas

En A Calzada también se arremolinaron las peñas con nuevas camisetas y lemas. Algunas de ellas míticas, como “Unha grande chea” con sus emblemáticos chalecos rojos y que acude cada año para homenajear al vino y para “animarnos a nós mesmos, senon sería unha pena”, declaró Richar, uno de sus componentes, quien señaló también que ya “son todos unos abueletes”. En otras, como “Chejar e encher”, donde hay más relevo generacional, o “N-B-A”, que allí estaba, celebrando su 30 aniversario con el “traxe de faena” tras sobrevivir al covid y a lo que venga.


Que las casetas abrieran ayer y no el viernes fue objeto de opiniones para todos los gustos. “Se non hai viño para tantos días, que se lle vai facer”, comentaba una cambadesa. “Pareceume mal, hai que respetar a tradición”, añadía un convecino. “Gracias a eso pudimos estar más relajados”, apuntaba un tercero, también de la villa. Y es que, “é un dos días máis especiais”, reconocía el propio alcalde, Samuel Lago, quien destacaba que la fiesta cumple este año 70 veranos. En cambio su socio, el concejal Tino Cordal, quien quiso recordar que en una anterior edición, el Consello sí aceptó abrir antes, aunque aseguró respetar la decisión.


El ambiente era de brindis y de felicidad y llegó un momento en que en A Calzada no cabía un alfiler; solo había huecos en las zonas sin sombra y donde el abrasador sol hacía difícil la estancia. Era todo un descubrimiento para Luc Dupré, llegado directamente desde Canadá. Es el representante de los vinos de Paco & Lola en la provincia de Quebec y le encantó la “fraternidad de los bodegueros compartiendo y cooperando y no compitiendo”. También certificó lo redicho: que el albariño Rías Baixas triunfa en todo el mundo y, en su zona, las ventas “están creciendo en los últimos ocho años porque gusta mucho”.


Donas y Cabaleiros

Gracias a las foodtrucks muchos no abandonaron el paseo ni para ir a comer, aunque también volvió la costumbre de llevar empanadas y tortillas de casa porque “hai que comer ben para non acabar como algún turista, tirado”, comentaba un joven.


Miembros del Capítulo Serenísimo también hicieron acto de presencia y anunciaron que este viernes desvelarán la identidad de los nuevos Cabaleiros y Donas del Albariño.

Una afluencia histórica para la apertura de casetas del Albariño más especial

Te puede interesar