Martes 20.11.2018

La aldea de los Grobits ya tiene columpios

El corazón del Monte Central escondía ayer a una brigada municipal que apuraba la instalación de cinco elementos de juego que completan los trabajos realizados.

Los operarios municipales trabajaban ayer para que los niños puedan disfrutar hoy de este entorno
Los operarios municipales trabajaban ayer para que los niños puedan disfrutar hoy de este entorno

El corazón del Monte Central escondía ayer a una brigada municipal que apuraba la instalación de cinco elementos de juego que completan los trabajos realizados en la última semana y colmata la aldea de los Grobits, un proyecto en el que la concejalía de Medio Ambiente trabaja desde el año 2013 para convertirlo en un rincón cargado de ilusión y fantasía.
Hace varias semanas los trabajos se centraron en reposición de desperfectos, arreglos de las pequeñas casitas dañadas por temporales y efectos humanos y ahora se completa con columpios pensados para niños de dos años.
A una semana de las elecciones municipales el parque se abrirá al público, esta tarde. Y a Fredi Bea eso le ha valido más de una crítica a través, sobre todo, de las redes sociales.
Pero los asiduos visitantes del Monte Central saben que su estado actual no es producto de la improvisación. Si la aldea de los Grobits se suma hoy a los atractivos que ofrece el Monte Central, convertido en uno más de los muchos atractivos naturales de O Grove, es consecuencia de un trabajo constante.
El Monte Central ha incorporado en los últimos meses a sus senderos y a las parcelas ocupadas por los burros, un espacio de ocio para los perros y un pequeño parque infantil para niños de más de dos años.
Pero la Concejalía de Medio Ambiente fue distribuyendo su presupuesto en varios apartados que le hacen llegar al final de la legislatura con algunos flecos pendientes. “Non vou a deixar de traballar nin un solo día porque estemos en campaña electoral e o que pense que estas cousas de última hora teñen tinte electoral e porque leva anos sen estar atento ao meu xeito de traballar”, concluía ayer Bea García.