jueves 29/10/20

Alfredo Bea deja su cargo como concejal de O Grove tras diez años en la Corporación

El portavoz Partido Galeguista Demócrata, Alfredo Bea, presentó ayer en el Concello su renuncia al acta de concejal. Una sentencia judicial, que lo inhabilita para ostentar un cargo en la corporación local durante siete años

Alfredo Bea durante un Pleno 	D.A.
Alfredo Bea durante un Pleno D.A.

El portavoz Partido Galeguista Demócrata, Alfredo Bea, presentó ayer en el Concello su renuncia al acta de concejal. Una sentencia judicial, que lo inhabilita para ostentar un cargo en la corporación local durante siete años le obliga a tomar esta decisión. “Non quero buscarme problemas e que me poidan sancionar por desacato á autoridade”, explica.

Pese a que no da la batalla por perdida y ya ha recurrido ante el Constitucional, Bea aparca su trabajo como concejal tras diez años en la Corporación. “Vou a estar no meu partido e seguirei activo, pero non como edil”, explica. La renuncia se hará activa en el primer punto del orden del día del próximo Pleno del 27 de marzo. Su puesto debería cubrirse ahora con el número 2 de la lista del Partido Galeguista Demócrata, Víctor Otero Prol, pero, según apunta Bea que ya comunicó previamente la decisión a su grupo, no estaría interesado en dar el salto a la Corporación. Entonces, el acta de concejal pasará a e manos de Félix José Lamas Gondar, una persona ya con experiencia política muy conocida en la localidad. “Irei a cada Pleno para apoiar ao meu compañeiro”, señala el edil.

Alfredo Bea toma su marcha como un reto. “Vou estudar se me presento ás eleccións europeas, nacionais ou autonómicas, xa que a inhabilitación só se fai expresa para o cargo de concelleiro”, dice.

Los hechos que dan lugar ahora a su marcha por un delito de prevaricación se remontan a mediados de enero de 2012, cuando Bea pidió a un miembro de Protección Civil y compañero suyo un año antes en la lista electoral del Partido Galeguista Demócrata que fuese a la base de la agrupación a recoger unos documentos que el edil necesitaba para una reunión sobre playas. El voluntario aparcó su coche en una parada de taxis, y un policía local le impuso una multa de 200 euros, que se quedarían en 100 por el pronto pago.

Posteriormente, el miembro de Protección Civil presentó una alegación según la cual había acudido a aquel lugar por órdenes de Alfredo Bea (que en 2012 era concejal de Seguridad Ciudadana, y por lo tanto responsable tanto de Protección Civil como de la Policía Local), adjuntando un escrito de Bea, con el sello del Concello, en el que solicitaba la retirada de la sanción al voluntario de Protección Civil porque había ido hasta la base por instrucciones suyas.

La sentencia considera probado que posteriormente el policía que había puesto la denuncia aceptó retirarla porque fue a ver a Alfredo Bea a su despacho e interpretó la solicitud como una orden.

Comentarios