lunes 27.01.2020

Amigos da Dorna ultima la botadura de A Surfeira antes de final de año

Los Amigos da Dorna de Portonovo tienen prevista la botadura de A Surfeira antes de que acabe el año el año. La recuperación de la embarcación tradicional está yendo más rápido de lo previsto y el colectivo ultima su puesta a punto. La idea del colectivo es convertirla en buque escuela de la asociación.

A Surfeira lleva un buen ritmo de recuperación en un astillero meco	cedida
A Surfeira lleva un buen ritmo de recuperación en un astillero meco cedida

Los Amigos da Dorna de Portonovo tienen prevista la botadura de A Surfeira antes de que acabe el año el año. La recuperación de la embarcación tradicional está yendo más rápido de lo previsto y el colectivo ultima su puesta a punto. La idea del colectivo es convertirla en buque escuela de la asociación.
La reparación se está llevando a cabo en un astillero de O Grove por los integrantes de la Asociación de Amigos da Dorna de Portonovo. A Surfeira es una dorna madre de las que quedan contados ejemplares en Galicia de ahí el empeño de recuperarla por el colectivo. El objetivo de la asociación es adaptarla a los nuevos tiempos, pero manteniendo la esencia de una embarcación tradicional.
Los integrantes de Amigos da Dorna trabajan en el timón, un timón concreto de 1 por 2,70 metros, después de instalarle un motor intraborda e importantes mejoras en la seguridad y en el confort.
La inversión realizada hasta ahora en A Surfeira es de más de 10.000 euros, una cantidad en la que colaboran empresas con ayudas y donaciones, pero no es suficiente. Necesitarían unos 3.000 euros más para acabarla y proceder a su botadura.
Este no es el único objetivo del colectivo. Amigos da Dorna sigue a la espera para llevar a cabo su “museo flotante” en un módulo de 12 metros en uno de los pantalanes de O Chasco y la instalación de cinco fingers bajo el régimen de una autorización de tres años prorrogables.
El proyecto de Amigos da Dorna va más allá de la actividad en el puerto. El colectivo quiere organizar visitas guiadas a las embarcaciones, especialmente en colaboración con los centros educativos para que los niños conozcan esta parte de la historia de sus antepasados que generalmente no se puede enseñar en las aulas. Y es que la idea es reunir diez barcos históricos ya existentes para que vecinos y visitantes puedan conocer de primera mano sus características, e incluso navegar en ellas. Desde Portos de Galicia inciden en que continúan trabajando en la concesión de este espacio e insisten en que será el informe jurídico cuando se decida la fórmula apropiada.

Comentarios