domingo 17.11.2019

La ANPA del Cabanillas estudia tomar medidas por las molestias de las obras

La asociación convoca una asamblea extraordinaria tras recibir quejas de algunos padres 
Imagen de archivo de las instalaciones del IES Ramón Cabanillas de Cambados | gonzalo salgado
Imagen de archivo de las instalaciones del IES Ramón Cabanillas de Cambados | gonzalo salgado

La ANPA Arco de Fefiñáns ha convocado para mañana una asamblea extraordinaria para informar a los padres sobre la marcha de las obras de reforma del IES Ramón Cabanillas y las medidas a adoptar ante las molestias que sigue provocando a la comunidad escolar. Los trabajos empezaron justo con el inicio del curso y esto ya generó críticas por parte de la asociación al considerarlas un peligro para alumnos y profesores, y la situación no ha mejorado desde entonces.

La entidad celebró hace unos días una reunión ordinaria y algunos padres ya trasladaron su malestar por la situación del centro. Los hechos también se pusieron en conocimiento de la federación de las ANPA de centros públicos de Pontevedra, Fanpa, que emitió en un comunicado en sus redes. En él, señalaban que la asistencia a clase se había convertido en un “auténtico despropósito” y un “perigo desde o punto de vista da saúde, a seguranza no traballo e no deambular polo centro, a concentración mental, etc.”.

El problema no es nada nuevo. La propia CIG denunció en septiembre que, a unos días del inicio del curso escolar, los profesores se habían encontrado con las instalaciones inhabilitadas por el polvo y materiales de obra y, de hecho, se retrasó la fecha de regreso a las aulas. También la ANPA Arco de Fefiñáns expresó su “malestar” porque “non entendemos como pode ser posible que unha reforma desta envergadura se poida empezar a executar a menos dun mes do inicio do curso co trastorno que iso conleva”, explicaba en un comunicado.

La Consellería de Educación aceleró los trabajos y siempre ha garantizado la seguridad, indicando que los trabajos de mayor envergadura se ejecutarían fuera del horario escolar, pero las molestias continúan. De hecho, hacia finales de octubre se detectaron goteras en algunas estancias, que ya estarían solventadas. Pero aún así, hay cuestiones de seguridad y salud que preocupan a los padres y mañana se reunirán para recibir información recabada por la directiva de la asociación sobre la marcha de los trabajos y estudiar las medidas a adoptar con el objetivo de poner fin a esta situación.

Cabe recordar que la Xunta está ejecutando una inversión de un millón para mejorar la eficiencia energética de las instalaciones. El proyecto contempla la instalación de un nuevo sistema de calderas de biomasa de alta eficiencia, renovar las cubiertas, colocar aislamiento en la fachada exterior, colocar nuevas ventanas e instalar el falso techo de la entrada, entre otros cambios como poner nuevas luminarias en el centro cambadés. Según el pliego de condiciones, el plazo máximo de ejecución era de tres meses.

Comentarios