miércoles 15.07.2020

La aplicación de la zona azul carece de informes técnicos de la Policía

El alcalde, Telmo Martín, ha respondido por escrito a la concejala, Vanessa Rodríguez Búa, que ni la ampliación del paso de peatones de Viña da Fonte ni tampoco la aplicación de la zona azul en Sanxenxo y Portonovo cuentan con informes técnicos de la Policía Local.

La zona azul se implantará en distintas calles de Sanxenxo y de Portonovo | fotógrafo
La zona azul se implantará en distintas calles de Sanxenxo y de Portonovo | fotógrafo

El alcalde, Telmo Martín, ha respondido por escrito a la concejala, Vanessa Rodríguez Búa, que ni la ampliación del paso de peatones de Viña da Fonte ni tampoco la aplicación de la zona azul en Sanxenxo y Portonovo cuentan con informes técnicos de la Policía Local.
La edil no adscrita ciñe ambas actuaciones a la necesidad del alcalde de “devolver favores” aún a costa de “poner en riesgo la seguridad de los viandantes”
Telmo Martín responde así al escrito presentado por Rodríguez Búa el pasado 13 de julio en el que advertía de que la ampliación del paso de cebra supone un grave riesgo para la seguridad de los viandantes y demás usuarios de la vía. Junto a la confirmación del alcalde de que no existe ningún informe que avale la conveniencia de incrementar el paso de peatones, Vanessa Rodríguez Búa ha recibido el pertinente escrito firmado por el inspector jefe de la Policía Local en el que se reconoce que no se firmó ningún informe de este tipo.
El escrito confirma la sospecha de la edil no adscrita, que desde el primer momento advirtió que el paso de cebra se situaba en una zona de escasa visibilidad para los conductores, obligándoles a pararse en medio, con el riesgo que ello implica para los peatones; además del riesgo que supone para los conductores de motocicletas en caso de tener que frenar encima de dichas bandas que, mojadas, se vuelven extremadamente deslizantes. “El cebreado de la calzada otorga autoridad al peatón para cruzar la vía sin más precaución, poniéndose en riesgo innecesariamente al no ser éste el lugar adecuado para adoptar una medida como el incremento de la superficie de paso”.
En cuanto a la implantación de la zona azul, la falta de informes técnicos demuestra, a juicio de Rodríguez Búa, que no se trata más que de una medida aparente que no busca la rotación real de las plazas de aparcamiento. “El método elegido por Telmo Martín para determinar el tiempo de aparcamiento de cada vehículo ya es suficiente para poner en cuestión su eficiencia, pero es que si hubiese un informe técnico, éste aconsejaría que la zona azul debería implantarse en las calles más cercanas al mercado de abastos, por ejemplo, y no en las elegidas por el alcalde, quien defiende por un lado que ampliar el aparcamiento de la Plaza del Mar no es buena idea porque aumenta el tráfico de coches en el centro de la villa y sin embargo, implanta la zona azul para aumentar la rotación de coches en el mismo centro de la villa. Es evidente que el alcalde se contradice a sí mismo en función de lo que le interesa en cada momento”.

Comentarios