martes 11/8/20

Archivan la causa por la obra en la casa de un familiar de la alcaldesa al no hallar delito

Fátima Abal cree que hubo una “campaña maliciosa” y estudia denunciar por el “dano irreparable”
La regidora, en una imagen de archivo, a la salida del juzgado | GONZALO SALGADO
La regidora, en una imagen de archivo, a la salida del juzgado | GONZALO SALGADO

Fin de una de las piezas judiciales a las que se enfrentaba la alcaldesa de Cambados, Fátima Abal. La regidora anunció ayer el archivo de la causa que investigaba la obra realizada en una casa de unos familiares, supuestamente por sobrepasar las actuaciones para las que había licencia. Tras una denuncia, la primera edil se enfrentaba por ello a un posible delito de prevaricación, pero la cuestión queda en nada y Abal sale limpia de ella.

Investigadas todas estas circunstancias, la Fiscalía interesó al juzgado el archivo de las actuaciones al no hallar indicios de delito. El órgano judicial accedió a la pretensión y dio carpetazo al asunto. Todavía hubo un recurso, ante la Audiencia Provincial, con el que el denunciante intentaba continuar el proceso y que fue, igualmente, echado por tierra.

La Justicia considera así que no hay prevaricación en el actuar de la alcaldesa y que no hay delito en las actuaciones y obras practicadas en el inmueble. El fiscal trasladó al juzgado que desde la óptica del principio de la “intervención mínima del Derecho Penal” no debe seguirse la prosecución de estos hechos, pidiendo sobreseerse. Lo hace porque no aprecia “de forma clamorosa” que “se hayan infringido normas del ordenamiento administrativo urbanístico”, “de manera grosera y abrupta, apreciable fácilmente por cualquier observador”, requisitos estos que exige la jurisprudencia para poder apreciar delito de prevaricación.

APLU

Señala la Fiscalía un informe de la Axencia de Protección da Legalidade Urbanística (APLU) en el que se constata que las obras en cuestión “se ajustan a las definidas en el proyecto”, eso sí, “salvo variaciones de configuración de parcela, distribución interior, superficies de las estancias y composición de alzadas” que, en todo caso, no bastarían para armar un delito como el denunciado.

El fiscal es claro en esta línea al concluir que “siendo la obra denunciada por la acusación particular perfectamente legal desde la óptica del Derecho Administrativo Urbanístico (al menos para la APLU, que es el órgano de obligada referencia y máxima autoridad sobre la materia en Galicia), ninguna duda cabe que la misma no puede entrar en la órbita del Derecho Penal”.

Estudiará acciones

La alcaldesa valoraba ayer que “queda claro que só se tratou dunha campaña maliciosa de desprestixio contra min, facendo dano á miña familia e cun tema no que non había nada que fose nin irregular, nin moito menos ilegal”.

“O PP alimentou esta campaña contra unhas boas persoas, que levan traballando desde os 14 anos e cuxo único ‘pecado’ foi que a súa filla saíu elixida alcaldesa nun proceso democrático e transparente.

Ademais outras persoas, con ánimo de facer aínda máis dano, subíronse ao carro desta malintencionada calumnia provocando danos irreparables na saúde da miña familia”. Abal también recuerda que se había ausentado de la junta de gobierno en la que se abordó el asunto de la licencia.

Por ello, añadió, “estudiaremos a denuncia destes feitos, polo dano irreparable que se provocou, pola presión á que meus pais se viron sometidos facendo pública a imaxe da súa vivenda, atentando contra a súa imaxe e honor e obviando a presunción de inocencia”. l

Comentarios