Arousa en Transición piensa en casas piloto, una oficina energética y bus-taxi entre las ideas para la Agenda 2030

Las mesas de trabajo del colectivo, en la sesión celebrada en los últimos días | GONZALO SALGADO

El equipo de Arousa en Transición ha comenzado a perfilar ideas y proyectos que podrían tener cabida en la senda que A Illa de Arousa emprendió en los últimos años hacia un cambio de su modelo energético con el horizonte de 2030.

Durante meses se recogieron ideas y hace unos días se celebró la primera jornada de participación vecinal en la que comenzar a analizar propuestas concretas y su viabilidad. Era una labor que iba a iniciarse en marzo de 2020 y que quedó aparcada durante casi dos años, debido a la irrupción de la pandemia. Ahora, la idea es poder desarrollarlas y, por ello, animan a los vecinos a unirse a las próximas citas, ya que estas decisiones se tomarán entre todos y se busca la mayor cantidad de ideas posible.


La mejora del transporte público es uno de los caballos de batalla y hay propuestas para un plan comarcal 



La concejala de Medio Ambiente, Gabriele von Hundelshausen, y la presidenta de la asociación Arousa en Transición, Ana Millán, detallaron ayer algunas de las propuestas en las que se trabajó este pasado fin de semana.

Destaca la idea de crear una oficina energética, donde tanto particulares como empresas puedan consultar información y plantear dudas en todo lo relacionado con nuevas energías, sostenibilidad y descarbonización. También se haría asesoría para la obtención de fondos europeos, ligados a proyectos de transición energética.

Otra de las propuestas más novedosas es la implementación de casas piloto. La idea es fomentar la rehabilitación y reforma de hogares, adaptándolos a nuevas formas de eficiencia energética. Aquellos que obtengan ayudas para esta transición, podrían asumir el compromiso de facilitar los datos de medición de los nuevos dispositivos instalados, como paneles fotovoltaicos, sistemas de aislamiento y otros elementos tecnológicos vinculados al ahorro energético. De esta forma, la oficina obtendría información detallada de qué uso, consumos y ahorros consiguen viviendas reales en A Illa, sirviendo tanto para el análisis, como para las propuestas de mejora y, en definitiva, para animar a más vecinos a unirse a esta corriente. 


Todo se plantea con perspectiva de género y busca la incorporación de mujeres a sectores donde son minoría 



“Ás veces gastamos moitos cartos nas casas para intentar obter comodidade, pero non o conseguimos”, valora la concejala, convencida de que la eficiencia energética puede servir también para traer “melloras na calidade de vida”. Únicamente hay que perder el miedo a los cambios y, para ello, serían de gran ayuda estas viviendas piloto, tanto por esa obtención de datos como por el previsible efecto llamada.

Otro de los aspectos analizados fue el de la movilidad. Es uno de los puntos que más se está explorando, tanto para resolver el transporte de los vecinos por tierra y por mar, como de los visitantes. Hay varias ideas sobre la mesa, como fomentar el uso de transportes limpios y apostar por el uso del público, creando buses-taxi o bajo demanda o planteando una especie de área metropolitana comarcal para mejorar las conexiones.

Todas estas y otras propuestas fueron además abordadas desde la perspectiva de género, buscando favorecer la inclusión de la Mujer. Así, se valora fomentar la ruptura de estereotipos y roles profesionales priorizando la contratación de mujeres como conductoras de estos transportes públicos o al frente de la oficina energética, por ejemplo. 

Arousa en Transición piensa en casas piloto, una oficina energética y bus-taxi entre las ideas para la Agenda 2030

Te puede interesar