sábado 19.10.2019

Arrancan los trabajos arqueológicos en O Areoso con mediciones y prospecciones en busca de nuevos restos

El islote de O Areoso es desde ayer escenario de una nueva intervención arqueológica. Se trata del proyecto aprobado y autorizado por la Consellería de Cultura, adjudicado por 59.376,64 euros

El personal desplazado al islote comenzó ayer con las labores cartográficas	Cedida / Santiago vázquez collazo
El personal desplazado al islote comenzó ayer con las labores cartográficas Cedida / Santiago vázquez collazo

El islote de O Areoso es desde ayer escenario de una nueva intervención arqueológica. Se trata del proyecto aprobado y autorizado por la Consellería de Cultura, adjudicado por 59.376,64 euros a la empresa Tomos Conservación Restauración SL. Esta primera fase se ejecutará durante toda esta semana y el trabajo de gabinete continuará en los próximos meses, a la espera de la llegada de la primavera o verano para proceder a la excavación propiamente dicha del dolmen o Mámoa 4, la actuación central.
Así lo detallaba ayer la directora de la intervención en el islote, Patricia Mañana, quien adelantaba los objetivos que el equipo se marca durante estos días: Fundamentalmente labores de medición y búsqueda de nuevos restos.
Esto último será posible a través de la realización de sondeos en una zona de interés. “Trátase dunha área localizada ao norte da Mámoa 4, preto da parte más estreita do illote” que comunica las dos zonas en que ha quedado prácticamente dividido con el paso de los años, explica la directora. “Alí apareceron restos orgánicos coma ósos, pero tamén cerámicas e cistas. É unha zona de especial concentración de materiais” y por ello van a probar fortuna en ella en la búsqueda de nuevas estructuras u objetos que todavía pueden estar ocultos bajo la arena.
En cuanto a las labores de medición, es justamente por donde empezaron ayer, con trabajos de topografía, aunque también recurrirán a técnicas que combinan medición y fotografía. Estas permitirán un registro mucho más detallado y exacto e incluso la elaboración de mapas en tres dimensiones del entorno.
Uno de los objetivos será cruzar luego estos resultados con los obtenidos durante las últimas mediciones en el islote y conocer cómo ha evolucionado la erosión en este tiempo.
Eso será ya trabajo de laboratorio, una vez concluyan las primeras actividades de campo que, esperan, puedan dejar listas estos días si el tiempo acompaña.

la excavación, en verano
Esas labores de campo en O Areoso, explica Patricia Mañana, se retomarán una vez pasado el invierno. Todavía no saben con exactitud si a finales de primavera o a principios de verano, pero será hacia esos meses cuando los trabajos se centren en el objeto principal del proyecto: La excavación de la Mámoa 4.
A ello dedicarán un plazo de dos meses y para tal labor contarán también con la colaboración de un equipo de la Universidad de Santiago de Compostela (USC) que estudia la dinámica dunar en el litoral gallego. Será así porque para acceder al túmulo será necesario retirar buena parte de la cobertura de arena que la envuelve. De este modo, el proceso enriquecerá no solo a los arqueólogos, sino el conocimiento de los profesionales que se dedican al estudio de las dunas.
En cuanto al contenido del dolmen, la directora del proyecto se muestra esperanzada. “É un sitio excepcional”, valora. “Ao ser unha zona cunha alta concentración de salinidade, con bastante humidade, hai bastantes posibilidades de que se conservaran restos biolóxicos”. El descubrir algún hueso o hallazgo similar en la Mámoa, añade, sería una gran noticia, porque su aparición en el resto de Galicia es muy poco habitual. Habrá que tener algo de paciencia. Y un poco de suerte.

Comentarios