viernes 28.02.2020

Aumentan el pago a las autovías do Salnés y Barbanza para evitar su rescate total

La Xunta de Galicia inyectará más fondos a las empresas concesionarias de las autovías de O Salnés y O Barbanza para evitar su quiebra, lo que supondría un rescate total.

Vista de la vía de alta capacidad en la comarca saliniense	emilio moldes
Vista de la vía de alta capacidad en la comarca saliniense emilio moldes

La Xunta de Galicia inyectará más fondos a las empresas concesionarias de las autovías de O Salnés y O Barbanza para evitar su quiebra, lo que supondría un rescate total. La medida fue acordada ayer por el Consello da Xunta, incluyendo en el lote, además, a la autovía de Celanova.
Las tres registran de media un tráfico un 40% inferior al mínimo previsto, lo que haría insostenible, indican desde la administración, el sostenimiento económico de las firmas por “imposibilidade de facer fronte ao pagamento dos seus compromisos financeiros” lo que las “aboca ao concurso de acreedores de xeito inmediato”, añaden. Así, la Xunta pagará en conjunto a las concesionarias de las tres autovías citadas siete millones de euros más al año, para compensar el tráfico inferior a los mínimos previstos.
Con todo, señaló tanto el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, como el acuerdo recogido en el Consello; el gasto en estas se “reducirá en 114 millones de euros”, si se tienen en cuenta los pagos a los que hubiera tenido que hacer frente la Xunta durante la duración total de las concesiones en caso de que los tráficos de estas vías de alta capacidad llegasen a los umbrales máximos según los contratos firmados y en vigor.
La inyección anual de siete millones de euros más será también una fórmula “menos gravosa para as arcas públicas” que lo que supondría dejar quebrar estas sociedades.
En ese supuesto, indican desde la administración autonómica, habría que hacer frente a un       desembolso único de 189 millones de euros, en concepto de responsabilidad patrimonial (82 por la Autovía de O Barbanza, 42,5 por la de O Salnés y 64,5 por la de Celanova). Tampoco aliviaría el caso la búsqueda de nuevas concesionarias, porque siendo así, los nuevos contratos deberían contemplar las indemnizaciones millonarias pendientes de pago que “corresponderían aos actuais adxudicatarios”, lo que aumentaría “de forma inasumible os compromisos de gasto da administración”, concluyen desde la Xunta.
Las tres autovías se gestionan con la fórmula del peaje en sombra, en la que la Xunta paga un canon a las empresas gestoras en función del tráfico que reciben.

Comentarios