jueves 29/10/20

La Banda de Meaño estalla contra la explotación política de sus problemas: “Fartos de promesas”

Los campeones mundiales se quejan de no tener siquiera “unha sala para ensaiar cun mínimo de dignidade”
19/03/2012. 18 marzo 2012. Meaño. Procesión de San José de Dena.
Una actuación de la Unión Musical | g.s.

La Banda Unión Musical de Meaño (BUMM) se ha cansado de ser el tema Guadiana: Las ideas para solucionar sus problemas aparecen en campaña electoral y desaparecen entrados los mandatos. Así lo entiende el colectivo, que ayer emitía un duro comunicado, que publicaban también en sus redes, lamentando que “a nosa asociación se use exclusivamente con fins políticos e de que no momento da verdade se nos ignore”. “Chegamos a un punto no que nos sentimos absolutamente abandonados, fartos de promesas que nunca se cumpren”, subrayan.

El palmarés de la BUMM es sobradamente conocido: Campeones del mundo y ganadores de los más prestigiosos certámenes internacionales. Sus cualidades se alaban, pero sus necesidades siguen sin atención. Ni siquiera, denunciaban ayer, cuentan con “unha sala para ensaiar cun mínimo de dignidade”.

La demanda de un local de ensayo apropiado viene de lejos. Son años de peticiones para mejorar los 100 metros cuadrados en los que hay que hacer malabares para meter a 75 personas para los ensayos. La acústica es mala y las condiciones de temperatura no son mejores. A eso suman los problemas de acumulación de radón, un gas potencialmente cancerígeno que surge de la desin­tegración del uranio que existe en las rocas y en el suelo, con especial incidencia en la provincia. Los niveles del gas en la sala “triplican os máximos recomendados pola Unión Europea”. De modo que la banda busca alternativas por su cuenta para poder ensayar cuando deben preparar algún evento señalado.

Ante las elecciones municipales de 2019, “os partidos que se presentaron reuníronse con esta asociación por petición súa, para escoitar as nosas necesidades máis urxentes”. A todos se les comunicó la urgencia de un nuevo lugar de ensayo. “Tamén trouxeron, como é tradición cada catro anos, grandes propostas e promesas que incluían nos seus programas electorais, que por desgraza nunca cumplen”. Volvió a hablarse entonces de auditorio, de multiusos, de casa de las artes y también de un palco musical renovado, de ejecución “inmediata”. Más de un año después de las elecciones, nada se ha concretado, critican.

Coronavirus

Con el coronavirus, la situación se complica. La sala, exigua ya normalmente, únicamente puede albergar a veinte personas si se quiere cumplir con el distanciamiento social. En verano pueden ensayar al aire libre, pero la situación en invierno pone “en serio perigo a supervivencia desta agrupación”. Por ello, el Concello les ofertó en abril usar el pabellón de Xil a finales de verano, “o cal agradecemos enormemente”. Hubo un encuentro en agosto pero, tras reiteradas solicitudes de información, el gobierno local terminó contestando que no se podía acondicionar el pabellón, debido a su coste.

La respuesta cierra todas las puertas a la BUMM, que se ve obligada a ensayar solo en grupos reducidos, lo que supone incluso que las grandes familias de instrumentos, como los clarinetes, ni siquiera pueden reunirse al completo. La Escuela de Música, la Banda Infantil, Juvenil, el Coro y los conjuntos tampoco disponen de alternativa. l

Comentarios