domingo 27/9/20

BNG y Pode plantan a la alcaldesa en la reunión para reconducir el cuatripartito

La alcaldesa de Cambados, Fátima Abal Roma, convocó ayer una reunión de concejales de gobierno para intentar rebajar la tensión del cuatripartito, pero fue infructuosa.

La alcaldesa y su compañero de partido Miguel Pérez, junto al portavoz de Somos, Tino Cordal, y Xurxo Charlín, edil del mismo grupo, fueron los únicos en la reunión | g.s.
La alcaldesa y su compañero de partido Miguel Pérez, junto al portavoz de Somos, Tino Cordal, y Xurxo Charlín, edil del mismo grupo, fueron los únicos en la reunión | g.s.

La alcaldesa de Cambados, Fátima Abal Roma, convocó ayer una reunión de concejales de gobierno para intentar rebajar la tensión del cuatripartito, pero fue infructuosa. De los dos protagonistas principales de esta crisis, solo acudió Somos, mientras que Pode excusó su ausencia porque, tras la enésima grieta en el cuatripartito, dice haber perdido la fe en el diálogo como fuente de solución e insiste en que solo la regidora puede tomar medidas para que no se repita la usurpación de funciones que denuncia. Tampoco acudió el BNG quien solo reconoce la comisión de seguimiento del pacto como formato válido para abordar el problema. Esta ya tiene fecha y la fijaron ayer Somos y PSOE: el 24 de noviembre.
Así las cosas, la situación no ha variado excesivamente desde hace una semana, cuando Abal Varela, que ayer regresó a sus funciones, abrió la espita de las acusaciones de “usurpación” de funciones, y los nacionalistas secundaron la existencia de un problema profundo de definición de áreas y de competencias.

Retomar el trabajo
La socialista se tomó el plantón de su socios con filosofía porque horas antes le habían informado personalmente de sus motivos para no acudir: “Son reunións voluntarias e comprendo os seus motivos, aínda que non os comparta”. Pero a pesar de las grandes ausencias, estuvo reunida durante casi dos horas con su compañero de partido y edil Miguel Pérez y el portavoz y concejal de Somos, Tino Cordal y Xurxo Charlín, respectivamente. Estos también respetaron la decisión de ausentarse de BNG y Pode. “Cada persoa e organización administra os seus tempos, pero debemos seguir traballando”, apuntó Cordal.
Ambas agrupaciones trasladaron a los medios algunas conclusiones conjuntas como su voluntad de solucionar esta situación con diálogo y de que la vida municipal regrese a la normalidad, retomando las juntas de gobierno local, que contarán con Abal Varela, pues anunció su regreso, mientras que los nacionalistas seguirán sin acudir. También acordaron fijar para el 24 de noviembre (en Exposalnés) la ansiada comisión de seguimiento del pacto, poniendo tiempo de por medio, aunque Abal Varela, ya advirtió ayer que “non imos esperar un mes”.

La regidora, la “mediadora”
La alcaldesa se ha arrogado el papel de “mediadora” y cree que la solución al conflicto pasa por “unha aclaración do pacto, das áreas confusas que dan lugar a malentendidos” y así lo propondrá en esa próxima reunión. De hecho, insistió en que no va a aceptar el ultimátum de Abal Varela de elegir entre él o el portavoz municipal, Charlín, y se mostró fiel creyente de que “podemos solucionar todo” apelando a lo que les une: “todos viñemos para darlle aos veciños de Cambados unha vida moito mellor”.

“Ela é a xefa”
Pode “confía” en la regidora y ha dejado todo en sus manos: “A solución a debe dar a alcaldesa que para iso é a xefa, eu só son un concelleiro”, manifestó su portavoz. De hecho, ni quiso hablar con el resto de socios porque “o diálogo está moi ben, pero isto se leva repetindo dende hai moito tempo. Nos reunimos e falamos, pero xa non nos vale que nos digan, equivocámonos e non vai volver suceder”, añadió. La “llave de gobierno” solo dará por zanjada la crisis cuando “se articule de maneira clara e con garantías que isto non volverá a pasar”. Esto es, que no se vuelvan a usurpar sus funciones, como denuncia.
Así las cosas, todos confían en superar esta nueva crisis de gobierno, la tercera, que se sepa, pues en estos días los socios han reconocido que, de puertas para adentro, han habido otros conflictos, que ya forman parte del pasado. Sin embargo, para Pode y BNG esas viejas heridas se han cerrado en falso y se reabren continuamente porque “non se extirpa o tumor”, llegó a comparar Abal Varela.
Aunque consideran que “é totalmente solucionable”, los nacionalistas insisten en que “non é un problema puntual de dous concelleiros, hai un trasfondo importante porque hai cousas no pacto moi claras, pero que non se cumplen”, manifestó su portavoz. Víctor Caamaño explicó que el Bloque evitó la reunión pues les parecía destinada a “arranxar os problemas” entre Pode y Somos y “non imos perder o tempo, estamos un pouco fartos diso de, se tes a razón ti ou eu, de modernos a lingua continuamente”.

Pasos
Caamaño cree que hay que ir al pacto y por ello solicita una comisión de seguimiento, aunque espera que con mayor fortuna que anteriores. Para lograrlo, su apuesta es que “cada partido debe explicar onde cre que está o problema e propoñer unha solución concretada para cada un”.
Caamaño aseguró que su grupo quiere llevarse “o mellor posible o ano e medio que falta” y confía en que “se dan as condicións para seguir”, aunque también ha detectado conductas que no les gustan. “Algúns equivócanse, non é época de empezar unha nova campaña electoral, a xente ten que tranquilizarse”, añadió. l

Comentarios