viernes 22.11.2019

El BNG recurrirá un Pleno urgente de Vilanova sobre la deuda a proveedores

El Concello se beneficia de un mayor margen para devolver sus préstamos, pero pagará más intereses
La edil del Bloque no pudo acudir ayer a la sesión | m. f.
La edil del Bloque no pudo acudir ayer a la sesión | m. f.

El BNG de Vilanova tratará de impugnar el Pleno extraordinario celebrado ayer por la mañana en la localidad, donde se dio luz verde, por imperativo estatal, a una reorganización de los préstamos del Concello para hacer frente al pago a proveedores. 

La oposición en bloque coincidió en lamentar la extrema urgencia de la sesión, convocada sobre las 13:30 del miércoles y celebrada menos de 24 horas después, a las 9 del jueves. Tanto PSOE como Gañemos dejaron claros sus reparos a esta inmediatez en la sesión y los nacionalistas, que no pudieron acudir, se posicionaban posteriormente en el mismo sentir. También critican que esta celeridad impidiese celebrar la correspondiente comisión previa, en la que los grupos podrían haber estudiado este único punto económico. Con todo, el gobierno local requirió la presencia del interventor en Pleno para explicar los detalles de la medida y despejar las posibles dudas.

La urgencia se ratificó 
La portavoz del BNG, Noelia Valle, anunció que recurrirá el Pleno, al insistir en que la normativa establece que aún los extraordinarios deben convocarse con varios días de antelación, a fin de preparar los asuntos. Lamentó también la hora elegida, que complica la conciliación familiar para la asistencia a los ediles con otro trabajo.

A respecto de la convocatoria, la Lei de Administración Local de Galicia establece que las sesiones plenarias deberán convocarse con al menos dos días hábiles de antelación, pero contempla la posibilidad de celebrar plenos extraordinarios urgentes con menos margen, siempre que el propio Pleno ratifique esta urgencia. Algo que ayer sí prosperó, en virtud de la mayoría absoluta popular. 
El alcalde, Gonzalo Durán, justificó además esta prontitud por las instrucciones remitidas desde el Gobierno central: La medida a aprobar fue ordenada el pasado  día 9 y deberá estar todo remitido el 22. Desde el PSOE, Javier Dios aún señaló que había margen para relajar unos días los plazos y convocar con menos premura. Pero Durán insistió en que ahora aún queda tramitación que hacer en el Concello, con emisión de informes incluidos, con lo que el tiempo se echaría encima. 

Más margen, más intereses 
En cuanto a la cuestión de fondo aprobada ayer, se trata de una reestructuración de todos los préstamos que el Ayuntamiento ha ido pidiendo para hacer frente al pago de facturas de sus proveedores. Vilanova debe a los bancos por este concepto un total de 4,7 millones de euros y lo aprobado ayer es que todos estos créditos tomen las condiciones del último contratado.

Eso supone más tiempo para pagar, ya que todos ellos deberán ser devueltos ahora en la fecha más lejana (la del último crédito firmado) y también se aumenta el plazo de carencia. De esta forma, Vilanova no deberá empezar a devolver el dinero hasta el 30 de junio de 2022 y no estará obligado a su amortización total hasta el mismo día del año 2027. 

La medida tiene una contrapartida: Los intereses, que se liquidarán desde 2020, aumentan al prorrogar el tiempo de amortización. De esta forma, Vilanova podrá pagar más tarde, pero deberá pagar más: 120.000 euros a mayores. Esto fue lo que llevó a PSOE y Gañemos a abstenerse: Un no hubiera supuesto ir contra una medida de obligado cumplimiento, pero un sí equivaldría a respaldar una mayor carga para los vecinos. 

El alcalde, Gonzalo Durán, valoraba tras la sesión, no obstante, la “sorpresa” que supuso que el PSOE no apoyase una medida impulsada por el Ejecutivo central, del mismo partido. “El mundo al revés”, ironizó sobre la “cortedad” del partido izquierdista. También destacó que el Concello ha salido del grupo de ayuntamientos más endeudados, puesto que sus niveles de deuda no permiten acogerse a otra medida estatal pensada solo para los municipios en peor situación económica.

Comentarios