viernes 22/1/21

Cae sobre un coche una plancha de obra del Julio Camba mientras los niños jugaban fuera

La Policía levantó atestado, los padres cargan contra los trabajos y acuden al Concello, que ya exigió medidas a la Xunta
Los operarios retiraron otra estructura, después, por seguridad. | g. salgado / cedida
Los operarios retiraron otra estructura, después, por seguridad. | g. salgado / cedida

El susto de la Comunidad Educativa ayer en el colegio Julio Camba de Vilanova tardará en pasar. Una plancha del tejado en obras, en el edificio de Primaria —del  bloque del lado del multiusos— se desprendió por la mañana a causa del viento, impactó contra el coche de la directora aparcado en la zona de estacionamiento habitual de profesores y dejó helados a docentes, padres y a un grupo de niños que en esos momentos jugaba a pocos metros, en el patio del recreo.

El suceso se saldó sin heridos, únicamente con daños en el vehículo afectado, fundamentalmente en un espejo retrovisor exterior. Pero lo vivido caldeó aún más los ánimos de los padres, que ya habían sido muy críticos con que este tipo de trabajos se solapasen con la actividad escolar. Ya habían puesto el grito en el cielo al inicio del curso, que se terminó retrasando mientras avanzaba una fase de obra, para mayor seguridad. Y habían vuelto a insistir públicamente poco después, hasta conseguir que los trabajos se desarrollasen solo de tarde.

Lo vivido ayer abunda en la idea de que no es suficiente y piden más medidas de seguridad, ya que, además, temen que, al obrar solo en franja vespertina, el fin de obra se dilate sobre las previsiones.

Testigos en la escena

La escena la vieron al menos dos madres de alumnos, que ayer relataban el episodio con el susto en el cuerpo. “Estábamos en la esquina. Vino un poco de viento, se levantó una placa y cayó”, relata Mari, una de las testigos.

Cristina, la otra madre de alumno que estaba con ella, no vio caer directamente la pieza, pero al comprobar que la primera la alertaba “eché a correr, porque mi hija y mi ahijada salen al patio ahí. Justo con los coches aparcados en la plaza de abastos no veíamos nada. Oímos gritar a los niños... El susto fue tremendo”, relata. En la carrera vio cómo los profesores se movilizaban también por el estruendo y pedían a los niños que se echasen al otro lado, ya que nadie sabía todavía si se podrían desprender más estructuras. “Estaba tan alterada que me vio antes mi hija a mí, que yo a ella”, cuenta esta segunda mujer. Ambas coinciden en que “fue la suerte la que evitó que pasase algo grave”, porque de “soplar el viento hacia el otro lado” hubiera ido directamente hacia donde se encontraban los menores. Una de ellas valoraba incluso que “el coche seguramente le salvó la vida a los niños”, convencida de que el vehículo cortó la trayectoria de la plancha.

La estructura

Al parecer, la estructura desprendida es una de los laterales de la cubierta de panel sándwich, pieza que actuaría a modo de remate. Las obras en el otro bloque del colegio incluyen la dotación de tejado nuevo, pero en este edificio, donde la cubierta tiene pocos años, lo que se hace ahora es ir levantando tramos del tejado, instalar aislante y volver a colocarlo. Las obras, como quedó dicho, se hacen de tarde, así que ayer se presumía que al menos dos piezas habrían podido quedar fijadas el día anterior únicamente de forma provisional. Los padres creen que estaban sujetas por grandes sacos a modo de contrapeso y que la pieza menor, la que terminó cayendo, pudo soltarse con el viento.

Acciones

Tras lo ocurrido, las madres se personaron en la Policía Local para denunciar los hechos. De ahí fueron al Concello. Los agentes tomaron fotografías y levantaron atestado, mientras el alcalde, Gonzalo Durán, contactó con la Delegación Territorial de la Xunta para exigir actuaciones de mejora de la seguridad e inspección de los trabajos. Los operarios acudieron para retirar la otra pieza fijada provisionalmente en el tejado, por seguridad.

Por su parte, el centro y los progenitores también han iniciado acciones. Los padres quieren llevar al Consejo Escolar más testimonios de posibles situaciones de riesgo que habrían visto hace semanas.

Comentarios