miércoles 15.07.2020

Un cambadés entre los 12 detenidos en una operación antidroga que se incautó de 8.800 dosis de diferentes drogas

La Policía Nacional desarticula dos puntos de venta de estupefacientes en Santiago, uno muy próximo a colegios

Algunos de los efectos incautados durante el desarrollo de la operación policial “Marea” | policía nacional
Algunos de los efectos incautados durante el desarrollo de la operación policial “Marea” | policía nacional

Un empresario cambadés de 31 años de edad ha sido detenido junto a otras 11 personas en el marco de la operación “Marea” que ha permitido intervenir 8.800 dosis de diferentes sustancias estupefacientes y desarticular dos puntos de venta de droga; uno cerca de centros escolares de Santiago de Compostela. Se trata del mayor golpe contra el narcotráfico dado este año por la Policía Nacional en la capital gallega. 

El dispositivo se desarrolló en varias fases y se inició en junio cuando la Policía tuvo constancia de una denuncia por lesiones producidas a un individuo por parte de tres personas y cuyo origen podría estar relacionado con una deuda de drogas. A partir de ahí comenzó una “intensa y compleja investigación” del entorno de los presuntos agresores, descubriendo que uno de ellos, un español de 37 años, se dedicaba supuestamente a la venta de estupefacientes a nivel medio, abasteciendo a pequeños “camellos” de Santiago y de localidades limítrofes como Teo y Ames.

Según fuentes policiales, este individuo “realizaba encuentros con numerosas personas vinculadas con el narcotráfico, en especial con un varón de la zona de Cambados”, tomando medidas de seguridad para detectar posibles seguimientos policiales. Los agentes procedieron a su detención y practicaron dos registros domiciliarios en Bertamiráns y Brión donde “se localizó cierta cantidad de sustancia estupefaciente y dinero en efectivo”.

Conexión con O Salnés
Continuando con la investigación, los agentes determinaron que varios de los investigados tenían como nexo común este vecino de la capital del albariño. Uno de ellos era un joven santiagués que posteriormente suministraba a pequeña escala a otras personas de la capital compostelana. 

Gracias a esta investigación, la Policía Nacional desarticuló en septiembre dos puntos negros de venta de drogas, “alguno de ellos muy próximo a zonas escolares,” y dio el salto a la segunda fase con la detención de tres personas. En los registros domiciliarios de Santiago se incautaron importantes cantidades de hachís y marihuana, así como unos 20 gramos de cocaína, dinero en efectivo y útiles para la confección de bolsitas de sustancias estupefacientes.

Días después, los agentes del grupo de estupefacientes procedieron a la detención del joven de Santiago que se reunía con frecuencia con el cambadés y de la compañera sentimental de este –ambos españoles de 25 años– y procedieron a registrar su domicilio. Allí se hallaron “importantes cantidades de sustancias estupefacientes”, siempre según la Policía. Entre ellas destacaron más de 700 gramos en roca de MDMA (éxtasis) de gran pureza, por ser la mayor aprehensión realizada en Santiago de esta sustancia, así como el dinero en efectivo y los útiles destinados para el tráfico de drogas encontrados. 

En la última fase de “Marea”, los investigadores procedieron a la detención del empresario de Cambados, así como de otras cuatro personas más con edades comprendidas entre los 27 y 34 años de edad. 

En total, se practicaron siete registros domiciliarios en Santiago, A Coruña y la capital del albariño y la investigación fue realizada por funcionarios adscritos al Grupo de Estupefacientes de la Brigada Local de Policía Judicial de la Comisaría de Santiago.

Los 12 arrestados fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 3 de la capital gallega, que ordenó el ingreso en prisión provisional de tres de ellos, quedando el resto en libertad con medidas.

Un piso de un millón en Ibiza
Los agentes se incautaron de 8.800 dosis de droga (cocaína, MDMA, hachís y marihuana) y más de 58.000 euros en efectivo, así como un vehículo, una pistola de aire comprimido y numerosos útiles destinados al tráfico de drogas. Además, se instó la prohibición de disponer de un bien inmueble situado en Ibiza de uno de los investigados, con un valor estimado en torno a un millón de euros, siempre según fuentes del Ministerio de Interior.

Comentarios