jueves 3/12/20

Cambados descubrirá una placa y crea una exposición para “saldar a débeda” con Narciso Pérez

Los actos tienen lugar el viernes, en el 90 aniversario de la prematura muerte del escultor cambadés
El edil de Cultura, Tino Cordal, el de Economía, Xurxo Charlín, y el técnico Jose Vaamonde ante una talla de Pérez | G. SALGADO
El edil de Cultura, Tino Cordal, el de Economía, Xurxo Charlín, y el técnico Jose Vaamonde ante una talla de Pérez | G. SALGADO

Este viernes se cumplen 90 años de la muerte de Narciso Pérez, una joven promesa de la escultura gallega que falleció a la temprana edad de 25 años tras un accidente de autobús cuando regresaba de Madrid donde estaba becado por la Diputación. Estos hechos en sí dan muestra de su importancia, pues eran contadas estas bolsas de estudios y en los periódicos de la época se daba cuenta de que el vuelco de un colectivo en Xinzo de Limia había dejado 22 accidentados, destacando en titulares que entre ellos estaba el cambadés. Sin embargo, poco ha trascendido en el tiempo y el Concello quiere “saldar unha débeda histórica coa súa figura e memoria”, como dijo ayer el concejal de Cultura, Tino Cordal, así que ese día se descubrirá una placa en la casa donde vivió y falleció y se inaugurará una exposición permanente en los bajos del Pazo de Torrado.

En esta labor ha sido fundamental el papel del técnico de Cultura Jose Vaamonde al que descendientes del propio Pérez entregaron algunas de la piezas que se podrán contemplar en la muestra. Habrá creaciones de escayola y madera, el busto de Abraham Lincoln, cedido hace años al Concello, y una “curiosa” composición de seis piezas de 27 centímetros de altura emulando un bautizo en el que no faltan el cura y el gaiteiro y en el que se ve una “influencia” de otro genial cambadés, el escultor Francisco Asorey, según el experto.

Obras más destacadas

El concejal por su parte, señaló que el talento de Pérez “é indubidable” y recordó que algunas de sus obras más importantes, como el San Ero de Armenteira, de granito policromado, o el Guerreiro Celta, “do máis importante do primeiro tercio do século da escultura galega, polo que supón de renovación dentro do Realismo”, según Vaamonde, permanecen en el Museo de Pontevedra. De hecho, Cordal no descarta solicitar su exposición temporal en Cambados.

A pesar de ser una promesa, su escasa producción encontrada, la mayoría en manos de colecciones privadas, no le ha otorgado el reconocimiento merecido según los expertos y la Concellería de Cultura quiere reparar el olvidó en que cayó su figura y de ahí el homenaje de este viernes. La placa que se descubrirá en el barrio de O Castriño es una reproducción en bronce de una de madera en relieve que le hizo su hermano Antonio, un destacado ebanista de Fefiñáns y cuyo original se exhibirá en Torrado. El concejal explicó que intentaron encontrar la casa donde nació pero fue imposible, tampoco se sabe dónde está su tumba tras los traslados de otros fallecidos de la familia, y finalmente se optó por lo seguro, la casa donde vivió y falleció con 25 años, 11 días después del fatídico vuelco de aquel autobús. Tampoco se conocen los motivos de su muerte. Según Vaamonde, se habría fracturado los brazos, pero el historiador Caamaño Bournacell señaló que falleció de pulmonía. Lo que parece seguro es que aquel accidente lo hirió de muerte.

Cabe recordar que Narciso Pérez tiene otras obras bien reconocibles por los cambadeses como la fuente de Alfredo Brañas, la primera obra que se le atribuye y que se suma a otras contratadas a su padre, maestro de obras, como parte de la fachada de la Casa dos Pomares, en la misma plaza, o los elementos decorativos que luce la sede de la Cofradía, la primera de la historia de España. También llegó a exponer en Mondariz. l

Comentarios