lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

El CEIP Baión se alza en pie de guerra tras 32 años de espera por un pabellón

Padres, alumnos y profesores se concentraron ayer a las puertas del centro escolar | gonzalo salgado

La comunidad escolar del CEIP de Sestelo-Baión protagonizó ayer la primera concentración de otras que le seguirán si la Xunta no atiende su demanda de construir un pabellón donde los niños puedan recibir la clase de Educación Física en condiciones. Al grito de “Non queremos parches, queremos solucións”, padres, alumnos y profesores se plantaron a las puertas del centro para mostrar su hartazgo tras 32 años de espera.

La presidenta de la ANPA, Ilbania Moldes, advirtió que seguirán protestando y “haciendo ruido” mientras no reciban “una respuesta positiva” de la Consellería de Educación. También están recogiendo firmas e incluso han creado un logo para estas movilizaciones y ayer lo lucían en camisetas. “Pavillón para a escola de Baión”, dice, acompañado del dibujo del puño en alto, símbolo universal de la protesta, y la silueta de unos niños. Y es que la historia de esta demanda se remonta a hace 32 años, cuando se construyó el colegio y hasta hubo la promesa de que los centros escolares vilanoveses contarían con un pabellón anexo, para que los menores no tuvieran que trasladarse a larga distancia. De hecho, por eso no les vale el polideportivo de la parroquia.








Golpes contra el falso techo


La comunidad escolar asegura estar “harta” de esperar y de mandar escritos desde la dirección y la propia asociación de padres, que reciben la callada por respuesta y mientras, los niños tienen que hacer Educación Física en un habitáculo habilitado en el bajo del edificio que, denuncian, no reúne las condiciones. En resumidas cuentas, y como gritaban ayer, no quieren más “parches”.

Según Moldes, para empezar, hay problemas de espacio que impiden una correcta impartición de la materia. “La profesora hace lo que buenamente puede, pero cuando llueve y tienen que estar ahí, prácticamente dan teoría porque no hay sitio”. Y hay más. Al parecer se trataba del antiguo cuarto de calderas y tiene un falso techo “muy bajo, hasta el punto de que algunos alumnos de cierta altura se golpean contra él cuando saltan. Además tiene muchas columnas y tuvieron que acolcharlas porque ya hubo algún accidente”. A los padres les preocupa especialmente la salud y seguridad de sus hijos pues se trata de un espacio “insalubre, con humedades y moho” que frecuentemente deriva en “mal olor”, según la presidenta. También explicó que en un intento de tapar estas deficiencias se colocaron unos tablones a modo de falsa pared, pero no es solución al problema.

Desde el Concello apoyan las reivindicaciones del centro pero especifican que no se trata de una competencia municipal. La ANPA espera que por lo menos haya una mediación con la Xunta. 

El CEIP Baión se alza en pie de guerra tras 32 años de espera por un pabellón

Te puede interesar