jueves 20.02.2020

CIG alerta del “perigo” de las obras del Cabanillas para alumnos y profesores

El sindicato denuncia que el grueso no ha empezado y esto puede “impedir” el inicio del curso para los 400 alumnos
Imagen de las instalaciones del IES Ramón Cabanillas que se serán sometidas a una reforma integral | g. salgado
Imagen de las instalaciones del IES Ramón Cabanillas que se serán sometidas a una reforma integral | g. salgado

La sección de Ensino del sindicato CIG alertó ayer de que las obras de reforma integral del IES Ramón Cabanillas “poden impedir o inicio do curso escolar” y “suponen un perigo”. El personal se incorporó el lunes y comprobó que el grueso aún no ha empezado, pero el patio del recreo está ocupado, hay dependencias necesarias para la actividad diaria inhabilitadas y además “todas as estancias interiores están cubertas dunha importante capa de po”, lo que puede provocar, denuncian, problemas de salud. Duda de que para el día 16 estén tan avanzadas o en una fase que permita la convivencia de la actividad lectiva con los trabajos, por lo que piden a la Consellería de Educación que “adopte as medidas precisas”.

La central sindical recordó que la Xunta anunció la ejecución del proyecto el pasado 10 de mayo y considera que lo hizo por “un interese meramente electoral”, en plena campaña por los comicios municipales, y “sen ter nada ultimado ata moito despois, demostrando unha vez máis a falla de planificación e o pouco respecto pola comunidade educativa”.

En una visita realizada el pasado agosto, la conselleira de Educación, Carmen Pomar, aseguró que los trabajos se compatibilizarían con las clases y que los de mayor envergadura se ejecutarían fuera de horario escolar y siempre “baixo as máximas precaucións”. Pero la CIG considera que no es posible pues se trata de una obra de envergadura, se destina más de un millón de euros, y “supondría un grave perigo” para la comunidad escolar porque “hai que botar abaixo tabiques, picar paredes, retirar e poñer fiestras, etc.”

Y es que el objetivo principal es mejorar la eficiencia energética de las instalaciones con la instalación de un nuevo sistema de calderas de biomasa de alta eficiencia, renovar las cubiertas, colocar aislamiento en la fachada exterior, colocar nuevas ventanas e instalar el falso techo de la entrada, entre otros cambios como poner nuevas luminarias.

Caldo de cultivo insalubre
Pero cuando el profesorado y el personal administrativo y de servicios se incorporó el lunes y se llevó la “desagradable sorpresa” de que el grueso no había empezado, que únicamente se colocaron los andamios y se empezaron trabajos de la fachada y la retirada de algún falso techo y, sin embargo, “non hai espazo para os descansos nos recreos” pues “case a totalidade do patio está ocupado por material de obra”. Pero además la CIG afirma que los departamentos donde los docentes planifican su labor “están inhabilitados” y “todas as estancias interior do centro están cubertas dunha importante capa de po”. De hecho, considera que esto, sumado a los restos de obras y la basura que se producirán, “son un caldo de cultivo ideal para a aparición de alerxias ou para que empeoren cadros de enfermidades respiratorias”.


El sindicato asegura que en esta situación “vai ser imposible” empezar el próximo día 16, cuando empiezan los 400 alumnos de ESO, Bachillerato y ciclos formativos, porque “e practicamente imposible” que terminen en estos días o habilitar el edificio para “unha convivencia” entre las obras y la labor docente. Por todo ello, insta a Educación a que tome medidas para empezar “con normalidade e sen perigo para a integridade física” de la comunidad escolar pues, en caso de “producirse calquera retraso ou calquera problema de saúde ou accidente será responsabilidade única das autoridades educativas”.

Comentarios