jueves 24.10.2019

Un cochero “real” y el más condecorado de España en la Feira do Cabalo do Mosteiro

La prueba federada de enganche, novedad de este año, contó con unos jurados de lujo con Juan Robles y Francisco Remesal
 Un cochero “real” y el más condecorado de España en la Feira do Cabalo do Mosteiro

Meis acogió ayer su Feira Anual do Cabalo con gran asistencia de público y de amantes de este mundo que además pudieron disfrutar de personalidades de excepción como el cochero más condecorado de España, el jerezano Juan Robles.
Ha sido 17 veces medalla de oro en los campeonatos de España de enganche de carro, en la modalidad de cuartas de caballo, pero también puede presumir de haber conducido el carruaje de la infanta Elena en su boda y de mostrar todo su arte ante la reina Isabel II de Reino Unido. Y no fue el único jurado de excepción del evento pues la organización, la asociación Zalobrim, también contó con la experiencia del reputado Francisco Remesal. Así las cosas, la feria no pudo estrenar de mejor manera la prueba federada de enganche que ofreció por primera vez este año y con éxito. Contó con un total de 14 participantes que realizaron dos salidas a pista cada uno para deleite del público.


Por la tarde tuvieron lugar el resto de pruebas y de exhibiciones como la doma vaquera, realizada por un grupo de cinco jinetes coruñeses, o la de andadura gallega, en las modalidades de serrada, chapeada y trote. Cuenta el secretario de la entidad, Manuel Ramón, que esta última “está máis ben vinculadas a persoas de certa idade e o noso obxectivo é que non se esquezan disciplinas coma esta”.

Vistoso pasacalles
Y como broche de esta intensa jornada, tuvieron lugar las pruebas de doma de campo. Se trata de una de las modalidades más populares entre el público debido a su vistosidad porque permite a los jinetes demostrar la manejabilidad y doma de sus monturas, superando una serie de obstáculos y recreando posturas cotidianas en el manejo y monta de caballos. De hecho, es una de las actividades potenciadas por Zalobrim desde que tomó las riendas de la feira, hace ya tres años. Pero también destacó el espectáculo ecuestre ofrecido por Tomás Besada, entre otros, así como el pasacalles por el centro urbano de la localidad y que contó con la participación de unos 150 caballos. Y es que la asociación busca conectar el pueblo con su programa, que se desarrolla en el mercado ganadero de O Mosteiro y con ello, difundir la cultura equina y ganar cada año más participación. Cabe recordar además que repartieron más de 600 euros en premios y que también hubo un mercado de compra-venta.


La organización cree que “sempre hai cousas que matizar e corrixir”, explicó Ramón, pero de momento se quedan con las impresiones recogidas entre algunos participantes sobre las instalaciones, el estado de las pistas, etc. Y fueron positivas .

Comentarios