Miércoles 19.06.2019

La cofradía de O Grove exige un “impulso” judicial en el caso del desfalco del excontable

Los hechos se remontan a 2010 y el escrito del fiscal para la apertura de juicio es de 2017

El acusado del desfalco de la Cofradía, Fabrizio Fernández, durante su entrada al juzgado de Cambados en 2010 | g.s.
El acusado del desfalco de la Cofradía, Fabrizio Fernández, durante su entrada al juzgado de Cambados en 2010 | g.s.

La Cofradía de O Grove presentó esta semana y por segunda vez este año un escrito en la Audiencia Provincial reclamando el “impulso necesario” al Tribunal del Jurado para que se proceda al enjuiciamiento del acusado, Fabrizzio Fernández Aguín, y se proceda al reintegro de las cuantías defraudadas tanto por él como por, subsidiariamente, por las entidades bancarias. El Ministerio Fiscal solicitó la apertura de juicio oral contra Fabrizzio Fernández Aguín en octubre de 2017 por un supuesto delito de malversación de caudales públicos en la que proponía la imposición de una pena de seis años y un día de prisión y quince años de inhabilitación absoluta además de devolver a la cofradía de pescadores San Martiño más de medio millón de euros que han desaparecido en su desempeño de las funciones como gestor económico del pósito entre 2003 y 2010.


En el auto de apertura de juicio oral dictado por el Juzgado de Cambados se pone de manifiesto que el acusado “en el momento de cometerse los hechos estaba aquejado del trastorno del control de impulsos conocido como ludopatía” por lo que “tenía limitadas sus capacidades de actuar conforme a dicha comprensión, es decir, volitivas o de querer, exclusivamente en lo referente a los juegos de azar”. En total se explica en el escrito judicial, el contable de la cofradía incorporó a su patrimonio “un total de 584.230,56 euros” tras retirar fondos de entidades bancarias de forma paulatina. Se subraya en el citado escrito el hecho de que las dos entidades actuaron de una forma “negligente” cuando entregó las cantidades que solicitaba Fabrizzio Fernández pues el acuerdo de la Cofradía de Pescadores de O Grove establecía que “la retirada de fondos tenía que ser solicitada de forma mancomunada por el contable y el patrón mayor mediante la firma conjunta de las dos personas”. El caso será juzgado en la Audiencia de Pontevedra a través de un jurado popular.

Comentarios