jueves 09.07.2020

La Cofradía isleña regenera O Bao con un millón de unidades de babosa

Realiza un nuevo aporte en el banco más productivo para los rañeiros con una inversión próxima
a los 24.000 euros
Un momento de la descarga de unidades de cría en O Bao | cedida
Un momento de la descarga de unidades de cría en O Bao | cedida

La Cofradía isleña realizó ayer una nueva resiembra en el banco marisquero de O Bao para aumentar la población de almeja babosa en esta concesión explotada por la agrupación de marisqueo a flote. En total, se realizó un aporte de un millón de unidades de cría de almeja babosa.  

El patrón mayor, Juan José Rial Millán, explicó que en los días previos se realizaron trabajos de arado del terreno para allanarlo y ayudar a la fijación del bivalvo. Esta operación se desarrolló en dos jornadas de trabajo y ayer se procedió a descargar la cría de babosa. 

En total, ha sido un millón de unidades y el aporte se realiza manualmente. Reconoce el patrón mayor que la cantidad “non é moita”, pero recuerda que a lo largo del año se realizan otras resiembras en esta y otras zonas. De hecho, la última fue hace un año, en el mismo banco de O Bao y en la misma cantidad. 

Según Rial Millán, en esta concesión se realiza una de las aportaciones más numerosa porque “é a zona máis productiva e onde mellor marisco sacamos”. Además, se elige la especie de almeja babosa porque es la que abunda frente a otras como la japónica. 

La operación ha tenido un coste próximo a los 24.000 euros procedentes de fondos propios del Pósito, de las aportaciones realizadas por los rañeiros; colectivo que trabaja en esta concesión. 

Cuatro millones en un año
A esta cantidad hay que sumar el coste del resto de regeneraciones realizadas en el último año y hasta 98.637 euros, sin IVA, que es la cifra total invertida en este asunto, entre la compra de cría (babosa mayormente) y los trabajos de preparación del terreno, como son el arado y la aportación de áridos. Así, en mayo del año pasado se realizó un aporte de 1,5 millones de unidades en Aguiuncho, por 29.700 euros, y en noviembre, fue el turno de Xastelas, el único donde se realizó de japónica, en concreto, de 500.000 crías, por valor de 8.800 euros. 

En total, desde enero de 2019, se han destinado unos 77.000 euros a la compra de recurso y algo más de 21.000 euros, siempre sin IVA, para los trabajos de preparación de los bancos con un total de 13 jornadas de trabajo, realizados por miembros de la directiva del Pósito. Para ello también han contado con fondos europeos Femp y de la Xunta. 

La ejecución de este tipo de regeneraciones es una tarea habitual en las cofradías arousanas, tanto para ayudar al crecimiento de la población como para recuperar bancos improductivos a día de hoy. Así, por ejemplo, San Antonio de Cambados acaba de terminar la aportación de 10.000 metros cúbicos de áridos en la zona de A Porqueira para regenerar este lugar de trabajo que no se explota desde hace tres años.

Comentarios