sábado 31/10/20

El Concello prepara un homenaje al escultor Narciso Pérez por el 90 aniversario de su fallecimiento

Cultura estudia el formato de los actos sobre la joven promesa que dejó una docena de obras, algunas en la villa  
2018011823362337634_20322589
Busto de Abraham Linconl donado al Concello en 2017 | g. s.

La Concellería de Cultura está preparando un acto de homenaje al escultor cambadés Narciso Pérez Rey para el 3 de julio, cuando se cumplirán 90 años de su fallecimiento. Era un prometedor artista cuya vida y trayectoria quedaron truncadas por un accidente de tráfico cuando regresaba de Madrid. El departamento está recopilando documentación y estudiando los posibles formatos pues, entre otras cosas, debido a su prematura muerte, tenía 25 años, se conservan muy pocas de sus obras. Se le atribuyen una docena de creaciones en piedra y madera, aproximadamente.

Sin actos sobre Asorey
Precisamente hace unos días que se cumplieron 131 años del nacimiento de otro referente de la escultura gallega y cambadés de origen: Francisco Asorey. El artista, con una obra central en la exposición del Xacobeo que la Xunta ofrece estos meses en el Gaiás, hace años que no aparece en la programa anual municipal. Las desavenencias surgidas entre el Concello y los familiares que gestionan su legado a través de una asociación nunca se superaron y hace cuatro años que no se convoca el concurso de escultura con su nombre. Pero el actual concejal, Tino Cordal, asegura que están valorando realizar alguna actividad en torno a su figura y anunció: “Non nos esquecemos de ningún cambadés ilustre e non só pensamos en Asorey ou en Cabanillas e por iso que temos previsto facer algo relacionado con Narciso Pérez”. De hecho, fue uno de los aprendices de Asorey, quien le enseñó a policromar la piedra, como explica la profesora de Bellas Artes Beatriz de San Ildefonso en una reseña para la Real Academia de la Historia. 

Obras en Cambados
Para ello, el técnico de Cultura, Jose Vaamonde, está trabajando en la recopilación de documentación y en el estudio del formato más adecuado para rendir tributo a Pérez Rey. Al morir tan joven, su legado es reducido y su destino desconocido en muchos casos. Suyos son el busto de Abraham Linconl donado por una prima al Ayuntamiento en 2017; la fuente de la Praza Alfredo Brañas, uno de sus primeros trabajos, y las columnas que decoran la fachada de la Cofradía de Pescadores. Algunas de sus piezas más significativas pueden contemplarse en el Museo de Pontevedra. Sus familiares legaron el “Guerrero Celta” y el “San Ero da Armenteira” a la institución de la Diputación de Pontevedra de la que consiguió la beca que le permitió continuar su formación en Madrid.  
El joven escultor cambadés, nació en 1904, fue un autodidacta de la cantería artesanal y discípulo de su propio padre, Segundo Pérez, un reputado ebanista cambadés. Según de San Ildefonso, que también es conservadora en el museo pontevedrés, se le relaciona con “el grupo de escultores vinculados al nuevo realismo que reaccionan contra el academicismo y el modelado tradicional”. Todos los expertos coinciden en destacar su enorme potencial por desarrollar; truncado por aquel fatal accidente del 3 de julio de 1930 y del que este 2020 se cumplen 90 años.

Comentarios