domingo 16.02.2020

Concello, Xunta y Costas estudian ahora instalar un geotubo submarino para retener la arena en A Carabuxeira

Según el gobierno local, la regeneración podría estar lista en verano si la obra se declarase de emergencia
Imagen de archivo de A Carabuxeira que sin la arena quedó convertida en un pedregal | d. a.
Imagen de archivo de A Carabuxeira que sin la arena quedó convertida en un pedregal | d. a.

La reunión mantenida ayer entre Costas, Concello y Portos ha arrojado una nueva alternativa a la regeneración de la playa de A Carabuxeira, una vez que los estudios han confirmado que la arena del fondo marino es parte de la que un día le arrebató la construcción del puerto deportivo. Es, por tanto, la ideal, según las autoridades que ahora estudiarán la mejor manera de preservarla y sobre la mesa está la instalación de un geotubo, una especie de barrera sumergida y conformada por sacos de arena. El gobierno local considera que es la mejor opción y asegura que podría ser una realidad en verano si la obra se declara de emergencia, pero está en manos del resto de administraciones. De lo contrario, dicen, realizar los aportes de áridos sin tomar medidas “supondría un riesgo importante  de que se perdiera lo depositado el próximo otoño e invierno” y, de hecho, aunque será la opción “más rápida”, no es su preferida. 

Fuentes municipales explicaron que tomar la alternativa del geotubo no significa renunciar al macroproyecto presentado hace un par años y que incluye la construcción de unos diques para evitar que las mareas modificadas por la construcción del puerto se vuelvan a llevar la arena. Es más, señalaron que sería una medida provisional con la que además, testar las medidas de contención. También explicaron que se trata de una técnica aplicada en Holanda y otros países europeos y “respetuosa” con el medio ambiente. 

Cálculo de plazos 
De hecho, para el gobierno local es la mejor opción siempre que la obra se pueda declarar como de emergencia. Esto permitiría que la aportación de arena “se pudiera hacer antes del verano”, pero asegura que la decisión no está en sus manos y “hay que esperar los pronunciamientos de las administraciones competentes y respetar su decisión”. Sobre todo de Costas del Estado, quien debe daba dar autorización. 

Para poder hacerlo, hay que cumplir una serie de requisitos, pero, a la vista de las manifestaciones realizadas por el gobierno local, es factible porque, en caso contrario, habría que someter la actuación a un proceso de tramitación ambiental que “en cualquier caso tratará de agilizarse en la medida de lo posible”, pero que, calculan, “se prolongaría hasta noviembre o diciembre” y esto “haría imposible la regeneración de la playa este año”. 

Según las mismas fuentes, durante la reunión de ayer también se abordó la solución más rápida, que sería realizar la regeneración “sin la instalación de ninguna medida que evite su posible pérdida”, pero “supondría el riesgo importante de que se perdiera lo depositado en el próximo otoño e invierno”. 

El Ejecutivo de Telmo Martín asegura ser el primer interesado en dar una pronta solución a la falta de arena de A Carabuxeira que, cabe recordar, ha dejado desprotegidas las casas pegadas a la costa y, de hecho, ayer recordó que ya ha tenido que “asumir alguna indemnización por la afección a los muros de las viviendas pues la degradación de la playa se arrastra desde 2008”. Es más, garantizó que siempre “velará por una tramitación breve”.

Críticas del PSOE
El PSOE ponía ayer mismo en duda esta disposición. Su portavoz, Ainhoa Fervenza, le reprochó que “nos 20 anos que o PP leva no goberno non se fixese nada para frear o desastre ecolóxico”. Considera la concejala que el regidor “xoga ao despiste” y “calma á xente con reunións improdutivas” porque asegura que cuando “se lle pregunta polo tema contesta con evasivas e palabras baleiras” y, aunque “podemos entender unha certa demora” por la implicación de diferentes administraciones, “cando Telmo ten interese por axilizar un tema, fai o imposible por conseguilo”. 

A este respecto, Fervenza, le reclama que “dedique o tempo que perde falando sen dicir nada en traballar por conseguir os permisos necesarios” porque, considera, “é especialista en gastar centos de miles de cartos en estudios, proxectos e concursos de ideas que unha vez resoltos non van a ningunha parte; igual que sucedeu co porto de Sanxenxo ou o de Portonovo”. Y concluyó: “Que deixe de marear á xente cos seus xogos de trileiro”.

Comentarios