Sábado 16.02.2019

Condenada a pagar 330 euros de multa e indemnización por tirar el móvil de su sobrina a la basura

La Audiencia de Pontevedra ratifica la condena de la mujer, que “no tiene buena relación” con su familiar 

Fachada de la Audiencia de Pontevedra que ratificó la condena | d. a.
Fachada de la Audiencia de Pontevedra que ratificó la condena | d. a.

Una mujer ha sido condenada como autora de un delito leve de daños por haber arrojado a la basura el móvil de una sobrina con la que no tenía buena relación. La Audiencia de Pontevedra acaba de ratificar la sentencia que la condena al pago de una multa de 270 euros y de 60 euros en concepto de responsabilidad civil como indemnización a la denunciante. 

Según la sentencia, los hechos tuvieron lugar el 19 de diciembre de 2017 cuando su sobrina perdió el teléfono móvil a primera hora de la mañana en las inmediaciones de su finca familiar. La ubicación del terminal entre las 10:15 y las 21:23 horas fue en el domicilio próximo de su tía “con la cual no tiene buena relación”. 

Prosigue la resolución que sobre esa hora, la denunciada salió de su casa con el móvil y lo tiró a un contenedor ubicado a unos 100 metros de distancia, lugar donde finalmente lo encontró la propietaria con “daños en la carcasa trasera cuya sustitución se valora en la cantidad de 60 euros”, siempre la según la resolución emitida por el Juzgado de Instrucción número 3 de Cambados que en septiembre del año pasado condenó a la mujer como autora de un delito leve de daños. Sin embargo, ella se mostró disconforme y apeló ante la Audiencia Provincial de Pontevedra. 

Entre otras cuestiones alegó error en la valoración de la prueba, sosteniendo que el juez instructor no tuvo en cuenta una serie de “contradicciones”, pero los magistrados señalan que “no se trata de verdaderas contradicciones entre lo consignado en la denuncia, sino de puntualizaciones que se hicieron en el plenario”. Asimismo apuntan que “no se ha indicado en qué consiste el error en cuestión” y “no consta que el relato de hechos fáctico sea oscuro, impreciso, dubitativo, ininteligible, incongruente o contradictorio en sí mismo”. Consideran que la recurrente “hace una valoración diferente” de lo sucedido en el plenario que “es favorable a los intereses de su defendida” pero “prevalece” la valoración del juez y esta es “racional y coherente”. Por ello desestima su apelación y confirma la pena del pago de una multa de tres euros diarios durante tres meses y una indemnización de 60 euros a la denunciante.

Comentarios