domingo 17.11.2019

Condenado a un año de prisión por robar 1.626 euros en carne de la plaza

La Audiencia rechaza el recurso interpuesto por el condenado de suspender la pena por su “nulo esfuerzo” en reparar el daño
Vista de la plaza de abastos de Cambados donde se produjo el robo | d. a.
Vista de la plaza de abastos de Cambados donde se produjo el robo | d. a.

La Audiencia de Pontevedra acaba de ratificar la condena de un año de prisión para un hombre que a principios de 2018 forzó la entrada de la plaza de abastos de Cambados y robó del frigorífico de una carnicería más de 200 kilos de carne, entre los que había 12 lacones, tres cabezas curadas de cerdo y cuatro pancetas, valorado todo en 1.626 euros. El condenado recurrió pidiendo la suspensión de la pena al tratarse de un periodo menor de dos años, pero el tribunal ha rechazado su recurso por no cumplir los requisitos exigidos por la ley, entre otras cosas porque no ha abonado su responsabilidad civil, que era indemnizar al propietario en la misma cantidad en que estaba valorada la mercancía.

Forzó la puerta principal

El recurrente cuenta con antecedentes, no computables para el caso a efectos de reincidencia, y fue condenado como autor de un delito de fuerza con robo. Como hechos probados, la sentencia recoge que entre las 19 horas del 18 de febrero y las 8:30 horas del 19 de febrero de 2018 accedió al interior del puesto de carnicería por una zona acristalada y tras violentar el bombillo de la puerta de acceso al mercado de abastos. El Juzgado de lo Penal número 1 de Pontevedra lo condenó a un año de cárcel y a indemnizar al carnicero con 1.626 euros, cantidad en la que estaba valorada la carne de ternera y cerdo que se llevó, entre la que había zorza, pancetas, criollos, cabezas curadas y piezas de mayor tamaño. Además determinó que no había lugar a la suspensión de la condena.

El hombre recurrió ante la Audiencia de Pontevedra quien desestimó su apelación, determinando que no se le concedió este beneficio porque “no es delincuente primario, siendo este un requisito imprescindible” establecido en el Código Penal.

La legislación también apunta que, cuando la pena sea menor de dos años, se podrán tener en cuenta las circunstancias que rodean al caso para poder suspenderla y en “particular su esfuerzo por reparar el daño”. Sin embargo, el recurrente “no ha abonado la responsabilidad civil” y “no consta que haya hecho ni siquiera pagos parciales para realizar el pago”, con lo cual, la Audiencia provincial detecta un “nulo esfuerzo” por su parte teniendo en cuenta que pasó más de un año desde la comisión del delito. De hecho, reparar el daño es condición indispensable para aplicar la suspensión en las condiciones excepcionales contempladas por la ley y no se acreditan, dice en su sentencia. Asimismo señala que el Ministerio Fiscal se opuso y que tampoco puede valorar la posibilidad de conmutar la privación de libertad por trabajos en beneficio de la comunidad “al no haberse valorado por el juez de instancia”. Así las cosas, ratifica la sentencia condenatoria para el cumplimiento de un año de prisión.

Comentarios